Marel Alfaro y su obra de ficción “Hacia el espacio”

El joven relata en su novela quince crónicas sobre ficción científica de la conformación del imperio galáctico y confederaciones que lo componen

“Un buen escritor primero tiene que ser un buen lector, ya que un país que no lee está condenado a generar calidad literaria muy baja”, Marel Alfaro, docente y escritor<br/>
“Un buen escritor primero tiene que ser un buen lector, ya que un país que no lee está condenado a generar calidad literaria muy baja”, Marel Alfaro, docente y escritor
/

SAN PEDRO SULA. El gusto y la pasión por la ficción científica, la literatura, los movimientos sociales y su mayor anhelo de niño de escribir un libro han llevado al sociólogo y docente Marel Alfaro Zúniga a plasmar su obra Hacia el espacio.

Es un escrito que narra sobre la conformación del imperio galáctico y los vicios de la humanidad, sobre la autodestrucción y explotación del planeta.

Su novela cuenta con aspectos relevantes y novedosos que lo hacen único, ya que sus líneas describen un género literario que no se ha explotado lo suficientemente en el país, que es ficción científica.

Está narrado en forma de crónica y cuenta el desarrollo de 500 años en la conformación del imperio galáctico, ilustraciones visuales que detallan aspectos relevantes, que es nacional. Es decir, basada en proyecciones dentro de lo que se ha vivido como sociedad hondureña dentro de los golpes de Estado, dentro de las revoluciones que no se han dado en el país, aunque se cuenta para poder leerlo aquí en Honduras como en cualquier parte del mundo”, dice el escritor.

dc-jovenlibro-300920 (4)(800x600)
Marel Alfaro contó con la colaboración de Jon Polanco en la parte ilustrativa del libro
dc-jovenlibro-300920 (5)(800x600)



Reacciones. El libro ya genera críticas positivas por parte de docentes de literatura del extranjero, puesto que ya ha compartido su escrito en calidad de borrador y le han llegado con disertaciones favorables a la novela por la metodología que utilizó y el desarrollo de la historia dentro de la misma.

Hacia el espacio es la punta de lanza o la génesis de otras tres novelas que yo pretendo crear en el futuro y así se pueda comprender todo lo que va a suceder después en consecuencia de esta primera, que ya está en proceso de producción, y que las mismas espero todos puedan leer”.

En esta faceta como escritor, Marel Alfaro Zúniga agradece a diversas personas que lo han catapultado como tal, entre ellos a Jon Polanco, quien trabajó junto con él la parte ilustrativa del libro; al escritor ecuatoriano Cristian Londoño Proaño, por su reseña del libro, además de escribir el prólogo de Hacia el espacio.

También destaca a la notable escritora nacional y maestra María Eugenia Ramos, que fue la persona que se encargó de todo el proceso de edición. Su pareja Emely Dayana Gómez, encargada del proceso de preventa, y Laura Emilia Vásquez Gaitán, compañera docente en Tegucigalpa del escritor, con quien además presentó el libro por primera vez como borrador en 2018 para que lo leyeran sus estudiantes.

En el diccionario personal de Marel no existe la palabra desistir ni rendirse, puesto que en el desarrollo de su escrito se encontró con limitantes para la ejecución del mismo, pero no fueron obstáculos para concretarse, por eso recomienda a los jóvenes leer y escribir, que si no hay quien pueda leer en este momento ya habrá en el futuro, y nunca pensar que lo han leído todo, puntualizó.

dc-jovenlibro-300920 (3)(800x600)
“Hacia el espacio es la punta de lanza o la génesis de otras tres novelas que yo pretendo crear en el futuro"
dc-jovenlibro-300920 (6)(800x600)
El libro ya genera críticas positivas por parte de docentes de literatura del extranjero
dc-jovenlibro-300920 (8)(800x600)
Portada de “Hacia el espacio”. Interesados en adquirir el libro escribir al correo haciaelespacio@gmail.com o llamar
al 9690-0305.


Novela. Según Alfaro, la obra describe inicialmente la hecatombe de nuestro mundo y lo plantea en 15 crónicas con temáticas relacionadas con los vicios de autodestrucción de la humanidad, la esclavitud, la explotación sexual y la inequidad de género.

La Prensa