Revelan fetiches del príncipe Andrés  

Virginia Roberts Giuffre señaló haber viajado a una de las propiedades del magnate estadounidense para estar a solas y al servicio del miembro de la realeza.

REINO UNIDO.

Virginia Roberts Giuffre, una de las supuestas víctimas sexuales de Jeffrey Epstein , reveló que pasó dos días a solas con el príncipe Andrés en el rancho del financiero estadounidense atendiendo a todas las necesidades del príncipe, a quien le gustaba especialmente lamerle los dedos de los pies.

Estas afirmaciones se hicieron a través de los documentos judiciales divulgados el fin de semana por decisión de una jueza federal de Nueva York, con fecha de 2016. En los archivos, reportados este domingo por la prensa británica, también se menciona que Virginia prácticamente fungia como una “esclava sexual”.

“Mi trabajo era entretenerlo sin fin, ya sea que eso signifique complacerlo con mi cuerpo durante un masaje erótico o simplemente llevarlo a pasear en caballo”, detalla la declaración de Roberts, quien hoy vive en Australia. Según recordó, “la mansión estaba completamente vacía, salvo por un par de empleadas y un par de guardaespaldas”.

VKEKUXBE5RGZNMC4CWS4X2PGKQ(1024x768)
El príncipe Andrés y Virginia Giuffre.

La mujer escribió en su libro titulado ‘El club multimillonario de Playboy", que le resultaba difícil soportar algunas de las extrañas preferencias sexuales de los hombres. "No fue fácil satisfacer los deseos sexuales de estos hombres extraños, siendo el príncipe uno de ellos", declaró al Daily Mail.

Giuffre ha alegado que tuvo relaciones sexuales, tres veces para ser especifica con el príncipe, algo que la realeza ha negado firmemente. "Amaba mis pies e incluso lamió entre mis dedos", escribió Giuffre sobre el príncipe. Pero "había una falta de pasión en la intimidad que compartimos, para él yo era solo otra chica, y para mí, él era solo otro trabajo".

Virginia también escribió que la enviaron sola al rancho de Zorro, cerca de Santa Fe, Nuevo México, propiedad de Epstein, cuando tenía alrededor de 17 o 18 años, para encontrarse con el duque de York, con quien supuestamente ya había tenido relaciones sexuales al menos una vez en Londres, cuando él habría tenido alrededor de 41 años en ese momento.

La Prensa