Más noticias

El elegante Baile de la Rosa

Los jóvenes del Principado volvieron a demostrar por qué son los auténticos reyes de la pista de baile en la fiesta posterior a la tradicional cena monegasca

La dinastía Grimaldi posó para los fotógrafos y así inmortalizar la famosa fiesta.
La dinastía Grimaldi posó para los fotógrafos y así inmortalizar la famosa fiesta.

Mónaco

Un año más, y desde 1964, Mónaco se ha vuelto a vestir de gala para dar la bienvenida a la primavera con su tradicional Baile de la Rosa, una de las grandes citas sociales de la familia Grimaldi, que este 2019 celebra su 65 edición para, de nuevo, recaudar fondos para la organización Princesa Grace.

Emotivo homenaje
Karl Lagerfeld ha estado en la mente de todos, en los estilismos y en el espacio. Triste y emotiva noche para Carolina de Mónaco.

Como siempre, cada mínimo detalle de este evento, celebrado en la Salle des Etoiles del Sporting Club de Montecarlo, se ha cuidado con mimo, este año con más motivo si cabe, ya que el Baile de la Rosa de este 2019 ha estado centrado en un emotivo homenaje a la figura del reciente desaparecido Karl Lagerfeld, el gran diseñador de Chanel, el mismo que en la gala del año pasado preparó, codo con codo junto con su gran amiga Carolina de Mónaco, una velada inspirada en el Manhattan Ball.

cg bailarosa 200419 (9)(800x600)
Dimitri Rassam y Carlota Casiraghi

Esta vez, Carolina no ha podido hacer su entrada del brazo de ese querido amigo, del que llegó a confesar que fue alguien absolutamente central en su vida, pero el homenaje al Káiser de la moda ha sido absoluto, comenzando por los espectaculares diseños que han lucido las damas y continuando por la atmósfera creada en el espacio.

Lagerfeld quiso este año convertir el entorno del Baile de la Rosa en la Riviera de la década de los 50. Sus deseos han sido órdenes y la playa de Monte-Carlo Beach ha invadido el Salón de las Estrellas.

Con semblante serio, la hija mayor de Raniero ha hecho su entrada del brazo de su hermano Alberto.

De riguroso negro, Carolina de Mónaco ha elegido un estilismo menos festivo que en otras ocasiones, pero no por ello menos elegante.

El vestido escogido ha sido el número 40 de costura de primavera-verano 2019 perteneciente a la colección que Chanel presentó en el Grand Palais de París, el último desfile en el que el director creativo de la firma pudo saludar a su público. A pesar del negro presente en su look, no ha faltado el guiño al Káiser con una cascada rosa que asomaba en el lateral, un color muy presente en todas las creaciones del diseñador. Otra de las grandes incógnitas que se ha despejado ha sido la de si Carlota Casiraghi aparecería acompañada de su pareja, Dimitri Rassam, tras publicarse que habían roto en el mes de enero, quienes han decidido reaparecer juntos y cómplices tras la polémica y tras el aplazamiento de su boda.

La hija de Carolina ha lucido un vestido con cuerpo palabra de honor de lentejuelas fucsias y falda negra de Yves Saint Laurent.

Tampoco ha faltado en la foto la madre de Dimitri, la actriz francesa Carole Bouquet. Como en ocasiones anteriores, las parejas formadas por Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, así como Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, también han acaparado gran parte de la atención y de los flashes, al igual que Alexandra de Hannover. Ninguno de los hijos de Carolina ha querido abandonar a su madre en una noche tan especial.