Meghan Markle no es la única 'rebelde' de la familia real, su cuñada Kate Middleton le abrió camino

La esposa del príncipe William recibió serias presiones para que llevara el pelo recogido en su enlace de 2011, pero finalmente decidió ignorarlas y optar por un semirecogido que dejaba suelta su melena tal y como ella quería.

VER MÁS FOTOS
(I-D)Los duques de Cambridge, William y Kate, y los duques de Sussex, Meghan y Harry.
(I-D)Los duques de Cambridge, William y Kate, y los duques de Sussex, Meghan y Harry.

Londres, Inglaterra.

En los últimos meses Meghan Markle, duquesa de Sussex, se ha convertido en el miembro más mediático de la monarquía británica y en el que más titulares ha acaparado por ese popular estilo que es analizado al milímetro: desde el moño despeinado que ha convertido en su sello de identidad a su enfoque menos tradicional del protocolo en materia de vestuario.

Esa fiebre en torno a la figura de la antigua actriz ha provocado que muchos olviden que antes de que ella se casara con el príncipe Harry, su cuñada Kate Middleton ya se le había adelantado en lo que respecta a romper con la tradición, haciéndolo además en un momento muy señalado.

Te puede interesar: Las 10 formas en las que princesa Diana demostró ser una rebelde

Como recuerda ahora la periodista Ashley Pearson en el documental 'William and Kate: The Journey', la duquesa de Cambridge ignoró todas las indirectas y posteriores sugerencias que le hicieron llegar desde la casa real para que optara por recogerse el pelo de cara a su enlace con el príncipe William.

Al igual que Meghan, la entonces prometida del segundo en la línea de sucesión al trono también tenía un peinado característico que consistía en llevar su melena suelta y con ondas, y ese era el que esperaba lucir en su enlace.

Finalmente, y para no contrariar demasiado a su futura familia política, decidió optar por una solución intermedia: un semirecogido que, llegado el gran día, resultó que solo retiraba unos cuantos mechones de su rostro y otorgaba un gran protagonismo a su cabellera.

También mira: Jennifer Lawrence ofende al protagonizar campaña Dior que celebra la cultura mexicana

Lo cierto es que al margen de esa transgresión Kate ha abrazado una imagen bastante formal y con elecciones de ropa más convencionales que las de su cuñada, que ha sido criticada por decantarse por diseñadores no británicos y prendas más propias de una estrella de la pequeña pantalla que de un miembro de la realeza.

La Prensa