Fallece Otto Aramis Martínez, brillante excorrector de LA PRENSA

Fue director del instituto La Salle y en su corta estadía liderando esa institución dejó un enorme legado.

Otto Aramis Martínez fue un maestro de generaciones.
Otto Aramis Martínez fue un maestro de generaciones.

San Pedro Sula, Cortés.

El querido maestro y amante de las letras, Otto Aramis Martínez Perelló (73), falleció este fin de semana debido a problemas de salud que venían aquejándolo desde hace unos meses.

Martínez Perelló le dio su servicio durante más de 30 años a Diario LA PRENSA, donde siempre destacó por ser un meticuloso corrector de estilo, un artesano del lenguaje e implacable en su forma de editar debido al amplio intelecto que fue consolidando mediante el aprendizaje constante en el campo.

Su enorme entrega para alcanzar siempre la excelencia y su pasión por la perfección llevaron a don Otto a crear con LA PRENSA más allá de una relación laboral, un lazo casi eterno de hermandad con esta rotativa que fue su segunda casa.

Don Otto, como era conocido cariñosamente, entró a Diario LA PRENSA allá por el año 1974 y terminó exitosamente su primera faceta cerca de 1994. Posteriormente asumió la dirección del reconocido instituto La Salle, de San Pedro Sula.

Tras más de cinco años liderando la prestigiosa institución educativa, se reincorporó a LA PRENSA allá por el año 2002, formando parte una vez más del diario número uno del país y retirándose a finales del año 2016.

Don Otto cursó precisamente su ciclo común en el instituto La Salle y después se formó como maestro de educación primaria en el instituto José Trinidad Reyes, de San Pedro Sula. Laboró en diferentes centros educativos a nivel de jornada nocturna, pero su paso más recordado a nivel de docencia fue en La Salle, donde transmitió a un sinfin de estudiantes una gama de conocimientos conformada por sus dos grandes pasiones: las letras y los números.

Fue también consejero, maestro de español y de otros campos de la enseñanza. Don Otto no tuvo formación universitaria, pero fue un profesor nato, un excelente educador.

"Él no era sociable con los demás, pero sí muy humilde pese al amplio intelecto que tenía. Don Otto era una persona callada, no era alegre, pero sí muy educado, respetuoso e inteligente, de él aprendí mucho", rememoró Cándido Alvarado, un antiguo y destacado corrector de LA PRENSA.

Don Otto era originario y residente en la colonia Altamira, de San Pedro Sula, donde aún quedan su esposa y cuatro hijos.

"Ha partido a la presencia del Señor nuestro amado tío Otto Aramis Martínez Perelló, esposo y padre ejemplar, hermano, tío, sobrino y docente de generaciones, siempre fiel a su amado colegio La Salle y Diario La Prensa, instituciones en donde laboró durante muchísimos años con esmero y dedicación. Sin duda alguna nuestros corazones experimentan dolor en estos momentos tan difíciles, sin embargo, nos consuela el saber que luchó hasta el final y que ahora ya reposa", fue el nostálgico mensaje que posteó una de sus sobrinas en redes sociales.







La Prensa