Salas covid de hospitales en San Pedro Sula están abarrotadas

El médico Carlos Umaña advierte que una nueva oleada podría afectar el valle de Sula en las próximas tres semanas. Ciudadanía se relaja y no sigue las medidas de protección.

Pese al aumento de casos de covid-19 y las advertencias de una cuarta oleada, sampedranos no usan mascarillas para circular en las calles. Fotos: Melvin Cubas.
Pese al aumento de casos de covid-19 y las advertencias de una cuarta oleada, sampedranos no usan mascarillas para circular en las calles. Fotos: Melvin Cubas.

San Pedro Sula

La muerte de un ciudadano a causa del covid-19 registrada ayer por la mañana en el triaje de Indufesa, enciende las alarmas de que una nueva y peligrosa oleada de casos de coronavirus está a la puerta en el valle de Sula.

Según trascendió, el paciente, quien sufría de hipertensión y neumonía, llegó al lugar en estado crítico, presentando una saturación de oxígeno del 79% y debido a la falta de cupos en las salas para covid-19 de la ciudad no le pudieron dar atención oportuna y murió a los pocos minutos de haber arribado.

Profesionales del gremio médico en la zona norte del país advirtieron ayer mismo sobre un posible rebrote y calificaron la situación como preocupante debido a que las salas de los hospitales se encuentran en su máxima ocupación.

Según reportes de los tres centros asistenciales de San Pedro Sula con unidad para pacientes con coronavirus, diariamente se están registrando más de 30 solicitudes de ingresos y las atenciones en los centros de triaje aumentaron en un 35% de la semana pasada a esta.

Carlos Umaña, presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), dijo que la semana anterior tenían de 30 a 40 pacientes ingresados al día, pero actualmente se incrementó a cerca de 60, lo que muestra un aumento del 25%.

“Cuando hay un fallecido en un centro triaje quiere decir que no hay espacio en los hospitales. El covid-19 nuevamente asalta nuestro valle de Sula y si no iniciamos nuevamente con las brigadas, extremamos las medidas de protección y aceleramos la vacunación, en tres semanas tendremos un nuevo brote”, proyectó Umaña.

Ledy Brizzio, directora del hospital Mario Catarino Rivas, manifestó que en la unidad del centro asistencial tienen 56 pacientes hospitalizados, y las solicitudes de ingreso superan los 40 enfermos, por lo que están tratando de movilizar a los pacientes menos graves hacia el Gimnasio Municipal.

Autoridades del Leonardo Martínez también informaron una ocupación del 80%, con casi 90 personas hospitalizadas en su unidad. Los especialistas recomendaron la protección con doble mascarilla a partir de los cinco años de edad y pidieron no confiarse aunque cuenten con la primera o con ambas dosis de la vacuna contra el covid-19.

Impacto económico

Representantes del sector privado de la zona norte vaticinó que una nueva oleada de covid-19 sería devastadora para el crecimiento económico de toda la nación.

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureña de la Empresa Privada (Cohep), refirió que considerando la importancia de la zona norte en términos productivos, una nueva ola de covid-19 podría implicar medidas de contención adicionales que afectarían la reactivación y recuperación económica, donde además de la pandemia ha habido un enorme impacto por el paso de las tormentas tropicales Eta y Iota.

Eduardo Facussé, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, expresó que otra oleada sería fatal tanto para el sistema sanitario como para la economía, por lo que considera que se deben reforzar los planes de vacunación y los triajes.

Germán Pérez, secretario regional de la junta directiva de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), opinó que la afectación dependerá de la reacción de la población, pues una actitud negativa solo traerá más muertes y mayores costos a toda la sociedad.

“Esto afecta de tres formas a la economía: la producción y prestación de servicios, luego se crea un trastorno en la cadena de suministros y el impacto financiero dentro de las empresas que se traduce en despidos y cierre de las mismas”, agregó Pérez.

La Prensa