Alcaldía del San Pedro Sula incumple Ley de Apoyo a la Mipyme

Pese a que existe el decreto 145-2018, que exonera del pago de impuestos y tasas por cinco años, la alcaldía está haciendo los cobros.

Mipymes en  una feria patrocinada por Senprende en la zona norte del país.
Mipymes en una feria patrocinada por Senprende en la zona norte del país.

San Pedro Sula, Honduras.

Muchas son las quejas de micro, pequeños y medianos empresarios sampedranos porque la alcaldía no está cumpliendo la Ley de Apoyo a la Mipyme que los exonera del pago de impuestos por cinco años. Pese a que la Ley de Apoyo a la Mipyme vigente desde el 28 de noviembre de 2018 es clara con respecto a los beneficios para aquellos mipymes que se acogen al decreto, la alcaldía sampedrana está haciendo caso omiso al documento.

El artículo 6 del decreto 145-2018 refiere que los comerciantes, que se constituyan formalmente e inscriban en cualquier Registro Público de Comercio y Cámara de Comercio del país, indistintamente de su capital social fundabcional y que sean considerados como una micro o pequeña empresa, deben estar exentos del Impuesto Personal y del Impuesto Sobre Industria, Comercio y Servicios de las Municipalidades.

LEA: Precios de carros usados se disparan en más del 40%

Asimismo, deben quedar exentas del pago de las tasas no tributarias, sobre tasas y derechos, por los permisos de operación, construcción, autorizaciones y licencias ambientales; también se exime del cargo por registro de cualquier tipo que se tramiten ante el Gobierno y municipalidades. Esta exención de tasas se debe extender y aplicar para la renovación o ampliación de permisos que deban solicitarse durante el período de la vigencia del beneficio establecido en el Artículo anterior.

El artículo 7 del mismo decreto indica que los beneficiarios de la ley durante un período de tres años, mismo que podrá ser prorrogable por dos años a solicitud de la Secretaría de Desarrollo Económico, deben estar exentos del pago por concepto de tasas registrales relacionadas con el acto de constitución de la empresa, tasas municipales, cobro por cargos para la emisión de actos administrativos, licencias u otros conceptos necesarios para su operación, que deban realizarse a instituciones públicas. Amparados en ley, Esperanza Escobar, líder de mipymes, declaró que la alcaldía “interpreta” como quiere la ley y no la cumple.

“Están cobrando tasas municipales para poder darles el permiso de operación. Ellos están haciendo una ambigüedad de la ley, la ley que nos

kb-mipymes4-170721.1(800x600)
La oficina de la Anmpih, que brinda asesoría a emprendedores está en la 6 avenida, 2 calle, barrio Santa Ana.

exonera de tasas e impuestos mientras tengamos el certificado de exoneración que emite Finanzas”, señaló. Entre los impuestos que están cobrando está por desechos sólidos, tasa de bomberos y “otros servicios” que no especifican cuáles son, de lo contrario no emiten el permiso de operación. Escobar contó que en la alcaldía les han dicho que el único pago al que tienen derecho de exoneración es al impuesto del volumen de ventas.

Luis Dubón, dueño de un negocio de servicios de electromecánica, que provee a las grandes empresas, contó que no ha podido obtener el permiso de operación porque le están cobrando tasa de bomberos, desechos sólidos y multas por otros servicios.

Dubón ha dejado de prestar su servicio a grandes empresas porque le exigen el permiso de operación, el cual no ha podido tener porque le están cobrando por impuestos exonerados de acuerdo con la ley.

Rosa Zavala, propietaria de un negocio de comidas, compartió que se acogió a la ley motivada por la exoneración de impuestos; pero cuando fue a la alcaldía se llevó la sorpresa de un cobro de L10,736 en concepto de “servicios varios”, pero no especifican cuáles son esos servicios y le dijeron que no le están cobrando el volumen de ventas, el único que se les exonera.

Compartió que hace poco llegaron a su negocio con la intención de multarla por no tener el permiso de operación. Los mipymes dicen sentirse desprotegidos y lamentan que emprender en Honduras sea tan difícil.

La Prensa