Registro sin fecha para reactivar la entrega de nueva cédula en San Pedro Sula

Los sampedranos se han pronunciado en las redes de la institución para exigir que el proceso sea retomado.

 Ciudadana muestra su nueva identidad tras recibirla.
Ciudadana muestra su nueva identidad tras recibirla.

San Pedro Sula

Pese a que queda poco más de dos meses para que la actual tarjeta de identidad pierda vigencia, el Registro Nacional de las Personas (RNP) no tiene una fecha para reactivar la entrega del nuevo documento nacional de identificación (DNI) en San Pedro Sula y el resto del país.

Cabe recordar que tras la petición de distintos sectores de la población, proyectos presentados por diputados y sobre todo, por una solicitud hecha por mismas autoridades del Registro, el Congreso Nacional aprobó en abril que se extendiera la vigencia del documento hasta el 15 de agosto.

Se esperaba que la distribución del DNI fuera retomado desde el 1 de junio al menos en la zona norte y occidente del país, pero debido a inconvenientes con el sistema no fue posible, informaron representantes del proyecto Identifícate.

Larissa Gonzales, jefa de comunicaciones del proyecto, explicó que están trabajando en base a una programación y aún no definen el día exacto de inicio ni los centros donde será distribuida la cédula, la cual por el momento solo la están entregando en el Distrito Central.

Gonzales indicó que serán habilitados cuatro megacentros de entrega en la Capital Industrial, los cuales serán dados a conocer días antes de que comiencen las brigadas.

En la ciudad la meta de enrolamiento es de 460,063 ciudadanos, pero solo 409,825 han hecho el censo. Durante las primeras entregas, menos del 10% de quienes se enrolaron pudieron obtener el documento, por lo que el RNP tiene una ardua labor en el municipio.

El trámite será bajo dos modalidades: entrega domiciliaria para todos los ciudadanos y por citas para los adultos mayores.

El requisito para reclamar el documento no ha variado desde la primera entrega, por lo que el ciudadano solo debe someterse al reconocimiento biométrico.

La Prensa