Mueren cinco pacientes renales por la suspensión de las hemodiálisis

Enfermos denuncian que la empresa opta por esta medida para presionar al Gobierno a que le pague.

Jorge Cervantes, presidente de  pacientes renales, informó de la muerte de sus compañeros.
Jorge Cervantes, presidente de pacientes renales, informó de la muerte de sus compañeros.

San Pedro Sula, Honduras.

Cinco enfermos renales murieron esta semana en San Pedro Sula a raíz de la suspensión de las hemodiálisis por parte de la empresa proveedora de este tratamiento, denunció ayer el presidente de la asociación de estos pacientes.

La empresa Diálisis de Honduras, que provee el servicio de hemodiálisis a la Secretaría de Salud, suspendió las sesiones del tratamiento el lunes de esta semana aduciendo que no tenían materiales. De acuerdo con lo manifestado por Jorge Cervantes, presidente de la Asociación de Pacientes Renales de San Pedro Sula, la empresa les suspende el tratamiento como medida de presión para el Gobierno por la deuda de más de 254 millones de lempiras que tienen.

LEA: L.120 millones se han invertido en atender emergencia por Eta y Iota

“Tenemos cinco compañeros muertos debido a que no los dializaron por el paro que hubo. Nosotros con insuficiencia renal no solo nos afecta la retención de líquidos, sino que también son las toxinas. Al irse una toxina al cerebro es muerte segura porque la máquina lo limpia”, dijo Cervantes. Cervantes reconoció que en ocasiones se confían en que los dializarán y “a veces abusamos de los líquidos y las comidas y esa fue una de las consecuencias de las personas que fallecieron”.

El lunes, la Secretaría de Finanzas transfirió 60 millones de lempiras a Diálisis de Honduras para que restableciera el tratamiento a los más de tres mil enfermos renales a nivel nacional, 800 de ellos en San Pedro Sula. Los enfermos renales tuvieron una reunión con la ministra de Salud en Tegucigalpa en la que acordaron que se pagarían otros 60 millones de lempiras a Diálisis de Honduras.

“Llegamos a un acuerdo que esta empresa no nos use como instrumentos, como si fuéramos animales, y que el Gobierno les pague porque les adeudan 254 millones.

Medicamento

Otra de las denuncias de los enfermos renales es que llevan más de dos meses que en el Mario Rivas no les han dispensado eritoproyetina. “Hasta esta semana comenzaron a dar un poquito, pero han jugado con la vida de nosotros.

Dos meses y medio de no dar el medicamento y hay compañeros que tienen la hemoglobina a cuatro y se necesita ponerlo cuando se sale de la diálisis”, expresó. La eritoproyetina se utiliza para prevenir o tratar la anemia, este fármaco se inyecta bajo la piel o se administra por vía intravenosa y es administrada a los pacientes con insuficiencia renal luego de finalizar la diálisis.

La Prensa