Ron-Coquito, una bebida hondureña que encanta

La doctora Farideh también es catedrática en la Universidad Católica de Honduras

La profesional de la odontología prefiere producir su bebida en la tranquilidad de la noche, después de salir de sus dos trabajos. Asegura que cuando se quiere algo en la vida hay que luchar.
La profesional de la odontología prefiere producir su bebida en la tranquilidad de la noche, después de salir de sus dos trabajos. Asegura que cuando se quiere algo en la vida hay que luchar. /

San Pedro Sula, Honduras.

Su sabor es refrescante, único y se sale de lo tradicional. Es una bebida de coco elaborada con amor y dedicación por manos hondureñas.

El Ron-Coquito está conquistando el paladar de los sampedranos y es el resultado del esfuerzo de una mujer que decidió aprovechar su gusto por las bebidas y la comida.

La creadora es la doctora Farideh Beatriz Rohany Moncada, una cirujana dentista con un espíritu emprendedor ejemplar.

La doctora dice que el emprendimiento nació en una reunión de amigas hace más o menos cuatro años.

LEA: En mayo estará listo El Pocito para los menores infractores

“Probé la bebida y me encantó porque era algo diferente, no el tradicional rompopo, que en lo personal nunca me gustó”, explica.

A partir de ahí comencé a prepararlo para mi familia y amigos.

Ron-coquito1(800x600)
Asegura que cuando se quiere algo en la vida hay que luchar.

“Al inicio los resultados no eran los que yo quería, así que fui poco a poco leyendo e investigando un poco más acerca de esta bebida, haciéndolo una y otra vez, quitando y poniendo otros ingredientes para obtener el resultado que yo buscaba”.

Novedades

Siempre llevaba “lo nuevo” a las reuniones familiares, donde todos me daban su opinión. “Hasta que por fin y después de muchos intentos encontré el sabor que yo buscaba, cambiando así un poco la receta original y dándole mi toque personal”.

La odontóloga recuerda que luego sus amigos, familiares y personas cercanas se lo comenzaron a pedir para regalos y reuniones.

Así poco a poco se fue dando a conocer, hasta que decídi ponerlo a la venta y bautizarlo con el nombre de Ron-Coquito.

La doctora produce la bebida en la tranquilidad de la noche, pues por las mañanas da clase en la carrera de Odontología de la Universidad Católica de Honduras y por las tardes atiende su consultorio.

Para ella lo más difícil fue encontrar el punto exacto del sabor que deseaba porque buscaba algo diferente, pues el Ron-Coquito no contiene huevo y tampoco preservantes.

Es una mezcla de ron, brandy y derivados del coco con un ingrediente particular, que es la dedicación y el amor con el que prepara la bebida, pensando en que quien lo tomará disfrute, se refresque y se relaje.

Hay que luchar

La profesional y emprendedora manda un mensaje a todos los que quieren salir adelante. “Si desean algo en la vida y sueñan con eso tienen que dar el primer paso, sea lo que sea. Al inicio pueda que no salgan bien las cosas, pero con fe, perseverancia, disciplina y, sobre todo, la constancia todo lo que se propongan vendrá por añadidura y, sobre todo, vendrá con muchas bendiciones”, aconseja. Cuenta que le piden mucho su ron, que ha promocionado por redes sociales y publicidad entre amigos.


“En general me lo compran hombres y mujeres de todas las edades, que han salido de lo tradicional y que han querido experimentar con algo nuevo y diferente para compartir con amigos y familias”, asegura. El Ron-Coquito tiene una consistencia perfecta para degustarlo y, lo mejor, es probarlo para disfrutarlo, asegura.

La Prensa