Más de 1,200 damnificados continúan en albergues y decenas en los bulevares

La mayoría de estas personas perdieron su casa junto con sus pertenencias, por lo que no tienen una vivienda adonde regresar.

En los bulevares del sur y del este, y en algunos albergues, todavía permanecen cientos de familias que fueron afectadas por las tormentas de noviembre pasado. Fotos: Amílcar Izaguirre.
En los bulevares del sur y del este, y en algunos albergues, todavía permanecen cientos de familias que fueron afectadas por las tormentas de noviembre pasado. Fotos: Amílcar Izaguirre.

San Pedro Sula.

Son 1,283 damnificados los que permanecen en 20 albergues sampedranos a más de tres meses de las inundaciones provocadas por las tormentas tropicales Eta y Iota.

Son 317 familias que continúan sufriendo los embates de los fenómenos naturales que a su paso dejaron enorme destrucción de la que muchas comunidades aún no se levantan.

Quienes están en los refugios explicaron que la razón por la que siguen en estos lugares es porque no tienen donde ir, pues las lluvias arrasaron por completo con sus viviendas y todas sus pertenencias.

“Si nos vamos será que nos iremos a vivir a la calle, porque mi casita era de madera y ni las láminas quedaron. Yo tengo dos niños: uno de siete años y otro de tres, soy mamá soltera y antes me defendía vendiendo dulces en la calle, pero ahorita no tengo nada que vender”, lamentó Isis Antúnez, residente de Asentamientos Humanos, pero que actualmente está en el albergue de la escuela Alaniz Lagos, del sector Calpules.

El temor por no tener un techo seguro donde vivir crece entre los damnificados, ya que según ellos personal de la Municipalidad les ha dicho que deben abandonar los centros educativos debido a que estos necesitan estar limpios y fumigados para antes del 14 de marzo, fecha en que se celebrarán las elecciones primarias.

Ayuda

Sobre los bulevares de la ciudad y bajo los puentes hay muchas personas que claman ayuda de las autoridades para conseguir alimento y lugares dignos en los cuales dormir.

“Cuando quieran el voto seguramente van a venir, y ahí sí nos van a bajar el cielo y las estrellas; pero ahorita que los necesitamos de verdad no se aparecen”, dijo Sandro Martínez, quien vive debajo del puente de Chamelecón.

La Comisión Permanente de Contingencia (Copeco) aseguró que los víveres están llegando a los damnificados que siguen en los albergues.

km-albergues-170221 (2)(800x600)
Solicitan ayuda del gobierno.
La Prensa