Pobladores evacuan zonas bajas de San Pedro Sula

Habitantes del sector Chamelecón y Rivera Hernández dejaron sus casas de manera voluntaria por las inundaciones, árboles caídos y pequeños derrumbes registró Copeco.

VER MÁS FOTOS
En la colonia Asentamientos Humanos, La Frontera y la Flor de Cuba, sector Rivera Hernández, familias dejaron sus viviendas desde temprano por el aumento de las lluvias y las inundaciones en las calles. La crecida del río Chamelecón también causó que vecinos del barrio Las Hamacas evacuaran de forma voluntaria. Fotos: José Cantarero

San Pedro Sula.

Los pobladores de las zonas vulnerables de la Rivera Hernández y Chamelecón comenzaron ayer a desalojar sus viviendas ante las fuertes lluvias ocasionadas por la depresión tropical Eta.

Arboles caídos, pequeños derrumbes y calles atestadas de agua han dejado las lluvias en San Pedro Sula. La ciudad se encuentra en alerta roja y es por eso que el comité de emergencia municipal (codem) ya habilitó un amplio número de albergues que irán aumentando en caso de ser necesario.

Con la crecida del río Chamelecón, algunos moradores del barrio Las Hamacas salieron de sus casas voluntariamente desde temprano por la mañana; otros como René López se rehusaban a abandonar sus viviendas ubicadas en las orillas del río.

“Lo que he hecho es que a medida va subiendo el río yo me voy haciendo para arriba y moviendo las cosas, pero no me quiero salir, yo tengo animalitos; para dónde voy agarrar con los patos y las gallinas”, contó apesarado López.

kb-ciudad9-101120(800x600)
Pese a vigilancia, conductores usan el paso de El Zapotal.

En la parte baja del barrio Las Hamacas, del sector Nuevo Chamelecón, justo en las orillas del río, se encuentran unas siete viviendas y en la parte alta cuatro.

“Cuando suba más el río nos vamos a salir, pero no sabemos para dónde nos vamos a ir. Aquí no ha venido nadie, ni la municipalidad ni Copeco, solo el patronato”, expresó Wendy Aguilar, quien recordó con angustia el daño que causó el huracán Mitch en 1998.

La preocupación por la tormenta también generó que habitantes de colonias del sector Rivera Hernández evacuaran sus casas, especialmente de zonas bajas como Asentamientos Humanos, La Frontera y la Flor de Cuba.

Albergues
-Rivera Hernández
CEB Daniel Quesada CEB Alta Gracia Sánchez CEB José Antonio Peraza
-Los Cármenes
Escuela Callejas Centro Comunitario Kínder Municipal Escuela El Porvenir Escuela Burbara CEB Dionisio de Herrera
-Chotepe
Escuela Jerónimo Escuela San Jorge Kínder Lempira Escuela Lempira
-Chamelecón
CDA Suyapa Campo Agas CEB Fidelina Castro Centro Comunal

“Es difícil tomar la decisión de salirse de la casa y dejar todo, pero la vida es lo más importante”, manifestó Erick Medrano, residente de la colonia Reyes Martínez de la Rivera Hernández.

Para prevenir hechos que lamentar, la alcaldía cerró los vados de la Juan Lindo, El Zapotal y Colombia, y policías municipales vigilan que los conductores no hagan caso omiso a la prohibición.

La noche del martes, la Corporación Municipal aprobó la declaratoria de emergencia para San Pedro Sula por la tormenta Eta.

Esto significa que la alcaldía puede disponer de fondos para hacer las inversiones y contrataciones necesarias para hacerle frente a la emergencia.

En este sentido aprobaron L10 millones para atender las necesidades de los afectados por la tormenta.

Ayer, el alcalde Armando Calidonio supervisó los trabajos de limpieza que realizaron los equipos municipales en el acceso a la aldea El Carmen.

Las cuadrillas removieron el sedimento que han arrastrado las lluvias.

El comandante Alberto Varela, jefe noroccidental de Bomberos, dijo que aunque se han habilitado los albergues, hasta ahora las personas han preferido alojarse donde familiares y personas cercanas.

Hasta el momento, los daños en la Capital Industrial han sido menores. Ayer registraron seis árboles caídos y pequeños derrumbes en la carretera hacia occidente.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) en su último reporte a las 5:00 pm de ayer registraba cinco familias evacuadas (25 personas) del sector Chamelecón.

La Prensa