Simplificación administrativa es clave para proyectos de casas

Desarrolladores señalan la necesidad de reactivar la construcción de viviendas en SPS.

Bosques de Jucutuma ha sido uno de los proyectos de vivienda social que más ha crecido en la ciudad.
Bosques de Jucutuma ha sido uno de los proyectos de vivienda social que más ha crecido en la ciudad.

San Pedro Sula, Honduras.

Ante un crecimiento del déficit habitacional y la necesidad de reactivar la industria de la construcción, los expertos señalan como prioridad la simplificación administrativa para impulsar el desarrollo de proyectos de vivienda en San Pedro Sula.

Previo a la pandemia, los desarrolladores estimaban un déficit de más de 400,000 viviendas en San Pedro Sula; sin embargo, este número podría aumentar aceleradamente debido a la crisis causada por la pandemia.

En los últimos dos años surgió la necesidad de al menos 100,000 casas más. Este crecimiento corresponde, en su mayoría, a la migración de pobladores de otros municipios.


Obstáculo

Arnaldo Martínez, presidente del capítulo noroccidental de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), dijo que el Gobierno debe mantener vigentes los bonos para la vivienda social para que las familias puedan acceder a estos proyectos con bajos intereses, además del bono solidario.

“El Gobierno debe urgentemente entrar en un plan serio de reactivación económica, especialmente en el sector de la construcción, que genera mucho empleo, y buscar dar empleo al sector informal, que tiene meses de estar pasando una situación crítica al no tener trabajo”, dijo. 

Martínez destacó que en San Pedro Sula la tramitología para los permisos de construcción de viviendas es muy tediosa y es prioritario simplificarla.

“Las empresas desarrolladoras también deben hacer su trabajo de manera profesional, invertir en hacer diseños con profesionales y empresas serias para evitar ser rechazados a la hora de solicitar sus permisos de construcción”, apuntó.

Martínez se refiere a los bonos que ofrece el Gobierno a través de la Comisión Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos (Convivienda) para acceder a viviendas sociales y la tasa de bajo interés para las casas de clase media, que son una esperanza para miles de ciudadanos que hasta ahora no han podido ser dueños de sus propias casas y deben alquilar.

Convivienda tiene presupuestado para este año L286,600,000.00, que resultan en 1,374 bonos para vivienda social.

De ese total, 160 bonos corresponden a la zona norte.

Pese a la pandemia han podido entregar 801 bonos a nivel nacional.

“La emergencia sanitaria ha causado serios impasses en el sector construcción, incluidos atrasos en la ejecución de los proyectos de vivienda, principalmente aquellos en los que las gestiones a nivel de terceros son indispensables para que sucedan”, dijo Aurora García, directora de comunicaciones de Convivienda.

Enfatizó que han continuado con la aprobación de los bonos según la asignación de recursos. Como meta, Convivienda espera cerrar este año con 1,374 bonos entregados para vivienda social.

Ariel Santos, secretario de la Asociación de Urbanizaciones y Promotoras de Viviendas de Honduras (Asuprovih) y desarrollador de la residencial de vivienda social Los Jícaros, indicó que como urbanizadores cuentan con las soluciones habitacionales y con los clientes que las requieren; pero el problema está en las muchas exigencias de la banca, en lo engorroso que es tramitar permisos de construcción y que Convivienda no cuenta con suficiente presupuesto para los bonos necesarios.

“Los procesos bancarios son lentos y en Convivienda también ahora es lento, antes de la pandemia eran más ágiles. Los fondos de Convivienda ahora están más limitados, ya no se tienen los recursos necesarios para cubrir la demanda”.

Santos lamentó que muchas personas que viven de la construcción estén inactivos por la falta de construcción de casas.

Leonardo Villegas, propietario de la residencial de vivienda social La Frontera, dijo que los requisitos siguen siendo los mismos y deben simplificarlos.

“La demanda de vivienda existe, pero el problema es que son muchos requisitos y hay muy poca colaboración de las municipalidades”. Villegas detalló que actualmente la banca se está concentrando en cobrar, pero no están dando préstamos ni a los desarrolladores ni a los clientes que quieren adquirir una casa propia.

La Prensa