Gaby solo quería llenar de amor a su bebé, pero el covid les arrebató la vida

Tenía siete meses de embarazo, pero ella y su bebé fallecieron el domingo tras pasar once días internada en el hospital Leonardo Martínez.

La feliz pareja esperaba con gran anhelo a su pequeño Santiago Caleb. Gabriela era una mujer muy servicial y amorosa
La feliz pareja esperaba con gran anhelo a su pequeño Santiago Caleb. Gabriela era una mujer muy servicial y amorosa

San Pedro Sula.

El mayor anhelo de una mujer joven, recién casada, con un esposo amoroso y embarazada es cargar en brazos a su hijo y llenarlo de amor. Ese sueño, que una vez ya el destino le había truncado, se convirtió en pesadilla hace seis días cuando el covid-19 le arrebató la vida a Meilyn Gabriela Ríos de 28 años y a su bebé de 7 meses.

La enfermedad llegó en el peor momento porque tenía un embarazo delicado. Falleció el domingo 2 de agosto a las 10:00 pm en el hospital Leonardo Martínez.

Su esposo, Gabriel (Nino) Rogel, con una serenidad y una paz que estremecen, no culpa a nadie de la muerte de Meilyn.

Dice que Dios decidió llevársela para cuidar a sus gemelos que fallecieron hace casi dos años debido a que nacieron prematuros. A ellos los llamaron Matías Gabriel y Samir Emmanuel.

Él llora con solo recordar todos los planes que tenían, el sueño de por fin tener a su pequeño Santiago Caleb que llevaba ya siete meses formándose en el vientre de su madre cuando la tragedia les sobrevino.

Aunque es un hombre fuerte, y temeroso de Dios, da gracias a él porque ese domingo su esposa tuvo la suficiente fuerza para hablar con toda su familia por celular y sin imaginarlo, despedirse de todos.

“Hubo momentos en que ella me llamaba desesperada, me decía que la sacara del hospital, que ahí se iba a morir. Se sentía muy mal y su mayor miedo era el estado del niño. Yo tenía un nudo en mi garganta, no podía ayudarla. Jamás me despegué del celular esperando que ella me llamara”.

JF HistoriadeGabriela3 0708(800x600)

Todos con ella

Aunque Gaby estuvo internada 11 días y requirió oxígeno, ya que tuvo una severa neumonía, hubo momentos en los que mejoraba y lograba hablar con su esposo, pero luego el cansancio le ganaba.

Gabriel cuenta que una enfermera que les apoyó en todo momento fue para su esposa como un ángel. “Mi esposa me llamaba para decirme lo que necesitaba y yo llamaba a la enfermera que nos apoyaba. Ella enviaba a alguna compañera y la atendían si ella no estaba”.

Debido a su delicada situación, ya que en el hospital no tenían algunos medicamentos, su familia se unió para apoyarlos.

Gabriel y su amada radicaron juntos los seis años de matrimonio en la colonia La Primavera donde todos se unieron para realizar actividades y recaudar fondos. “No diré que hubo descuido. Dios vio que estaba sufriendo y decidió llevársela. Ella nos dijo que nos amaba y que tuviéramos fe”.

Hubo un momento que les dijeron que se prepararan para comprar un medicamento que costaba 24,000 lempiras.

Gabriel hizo un llamado a las autoridades de Salud porque sí hay falta de medicinas y el personal hace esfuerzos sobrehumanos para apoyar a los enfermos.

El hospital Leonardo Martínez, donde falleció Meilyn, pasa ahora por una crisis ante la falta de personal para atender la sala de enfermos de coronavirus.

Desde el 11 de marzo, han fallecido 1,423 personas y reportado más de 45,000 contagios en Honduras.

JF HistoriadeGabriela4 0708(800x600)
Gabriel y Meilyn, con quien se casó hace seis años y cuyo amor fue a primera vista, tenían todo listo para su bebé.
La Prensa