Multan a dueños de carros particulares que cobran por servicio de transporte

Solo ayer por la mañana el IHTT decomisó ocho unidades entre taxis y buses por andar operando sin tener permiso

 Algunos rapiditos han sido contratados por empresas para dar servicio a sus empleados, pero deben respetar la capacidad establecida.
Algunos rapiditos han sido contratados por empresas para dar servicio a sus empleados, pero deben respetar la capacidad establecida.

San Pedro Sula, Honduras

Dueños de carros de paila están aprovechando la crisis sanitaria para trasladar gente cuando es ilegal, indicaron autoridades que destacan que hay quienes están cobrando desde L100 por mover a ciudadanos que salen a diario a trabajar y no cuentan con un medio de transporte.

Aunque empresas y negocios están obligados a proporcionar los medios a sus colaboradores porque el transporte público no está operando, algunas están incumpliendo con esta responsabilidad.

Hay ciudadanos que a diario tienen que pagar desde 100 lempiras para poder llegar a sus trabajos y luego una cantidad similar para retornar a sus casas. Lo preocupante es que hay particulares que están prestando este servicio sin cumplir con las medidas y restricciones de bioseguridad.

Debido a esto, el Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) mediante operativos está sancionando con una multa de 11,000 lempiras y el decomiso del vehículo por seis meses a todos aquellos que son encontrados cometiendo esta falta.

René Caballero, delegado regional del IHTT en San Pedro Sula, informó que ante esta modalidad ilegal de transporte, han decidido que los operativos y sanciones sean más rigurosos.

Enfatizó que es un riesgo, ya que la mayoría van apilados en las pailas.

Otra de las faltas que han encontrado es que el transporte contratado no está respetando la cantidad mínima de pasajeros establecida para que haya un ideal distanciamiento.

“Están abusando porque si el bus tiene capacidad para 15 pasajeros solo deben ir ocho y quizá va lleno”, aseveró.

El IHTT en San Pedro Sula ha multado a más de 25 conductores de transporte privado y de carros particulares que están prestando de manera ilegal el servicio. Solo la mañana de ayer fueron decomisados ocho unidades entre taxis y buses que andan operando sin permiso. La multa en ese caso es de 2,000 lempiras.

Nelson Fernández Toro, transportista urbano, dijo que es un pequeño porcentaje de unidades que han sido contratadas por las empresas para trasladar a sus colaboradores.

Aseguró que el sector transporte está desesperado por retomar su actividad, ya que llevan más de tres meses sin tener ingresos.

En la ciudad más de 300,000 personas hacían uso del transporte público antes de la cuarentena.

La Prensa