Trabajadores independientes, la cara oculta de la crisis

Vendedores informales y el sector transporte piden a las autoridades que les apoyen con comida porque no están recibiendo ingresos

 Algunos han salido en busca de dinero
Algunos han salido en busca de dinero

San Pedro Sula, Honduras.

El sector transporte, vendedores, trabajadores independientes y pequeños empresarios son solo algunos de los sectores más afectados con la falta de trabajo.

Debido al toque de queda absoluto, con la finalidad de prevenir la propagación del COVID-19, los trabajadores independientes que se hacen su propio salario están en crisis, ya que sin ingresos no pueden abastecerse de comida e insumos básicos.

Por la necesidad de llevar unos cuantos lempiras a sus casas, algunos taxistas han salido a “ruletear”, las tortilleras ofrecen el alimento en las calles y avenidas del barrio Guamilito, los vendedores de frutas y verduras han regresado poco a poco al barrio Concepción en la zona conocida como Maheco, y los lustrazapatos están sentados en la banca donde suelen ubicar a sus clientes en el parque central de San Pedro Sula.

Nelson Fernández Toro, líder del transporte urbano en San Pedro Sula, dijo que entienden la medida impuesta por el Gobierno debido a lo letal del virus; sin embargo, los choferes, ayudantes y chequeadores están en apuros, porque ellos y sus familias comen con lo que ganan a diario.

LEA: Garantizan alimentos para abastecer regiones afectadas

“Muchos ya no tienen nada. Solicité bolsas solidarias para el sector. Esperamos que nos ayuden, que esto venga a aliviar la situación por la que se está pasando”. Fernández Toro detalló que envió una lista solicitando alimentos para 1,300 conductores, 1,300 ayudantes, 200 chequeadores y más de 100 relevos. Están a la espera de una respuesta.

“Nosotros ya no aguantamos y lo peor es que algunos vehículos particulares andan haciendo nuestro trabajo, y eso no es correcto”, explicó Toro.

En San Pedro Sula están registrados 5,200 taxis colectivos y ruleteros, 1,646 buses amarillos y rapiditos y 1,700 buses interurbanos. Más de 300,000 sampedranos utilizan el transporte público.

Henry Rodas, presidente de la Cooperativa de Taxis de Honduras Limitada (Cotaxihl), contó que la desesperación de los taxistas está en uno de los puntos más altos, porque no tienen dinero para comprar alimentos.

Dijo que ha solicitado alimentos al Gobierno por medio del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) para los trabajadores del sector.

Agregó que piden permiso para ofrecer el servicio a los que están trabajando, como empleados de farmacias, de Salud y otras empresas. Se comprometen a cumplir las medidas de prevención.

“Queremos colaborar en el traslado de personal. Nosotros no cobraríamos la tarifa, lo que queremos es que el motorista pueda ganar algo”, enfatizó Rodas.

Claudia Pineda, líder de vendedores informales, dijo que un grupo de vendedores de frutas y verduras están trabajando medio tiempo, porque no pueden dejar perder el producto.

Señaló que en el sector informal hay más de 11,000 vendedores, los que no están teniendo ventas.

Pineda informó que recién tuvieron una reunión con el alcalde Armando Calidonio, ya que están solicitando alimentos por mientras pasa la crisis. “Esto se nos va ir de las manos, porque la gente vive del diario. Están desesperados. Habrá un momento donde van a salir y no la vamos a poder detener porque hasta ahorita no han tenido apoyo”, recalcó.

La Prensa