Obligan a vendedores a cerrar sus puestos en el centro y calles cercanas

Las autoridades informaron que la presencia de los efectivos será permanente con el fin que los vendedores cumplan las medidas.

Decenas de vendedores del centro y el parque pretendían abrir sus puestos, pero la Policía se los impidió para evitar la propagación del COVID-19.
Decenas de vendedores del centro y el parque pretendían abrir sus puestos, pero la Policía se los impidió para evitar la propagación del COVID-19.

SAN PEDRO SULA.

Patrullas integradas por policías preventivos, municipales y del Escuadrón Especial Tigres obligaron ayer por la mañana a decenas de vendedores de achinería, que se instalan en el centro y alrededores, a cerrar sus puestos.

Los comerciantes de accesorios para celulares, ropa y otros objetos suntuarios pretendían continuar con sus ventas sin obedecer las restricciones gubernamentales.

El operativo fue ejecutado debido al incumpliendo por parte de los buhoneros de las órdenes giradas por el Gobierno con el fin de evitar la aglomeración de personas donde se pueda propagar más rápido el coronavirus. Angélica Ordóñez, vendedora de golosinas que tiene su puesto enfrente de la catedral, indicó que está en desacuerdo con la medida porque ellos viven de las ventas diarias.

Omar Martínez Hernández, inspector de la Policía Nacional, encargado del equipo, indicó que vigilarán de manera permanente la zona del centro.

Expresó que el cierre de negocios en esa zona no incluye las ventas de víveres.

Ms-tercera1-180320(800x600)
Al menos 200 agentes permanecen cuidando la zona.
La Prensa