Con Ley del Hondureño Ausente ahorro es de más de L25,000 en impuestos

El beneficio finaliza el 15 de enero de 2020. Se espera que más de 100,000 hondureños aprovechen la ley.

En el Villeda Morales, este mes y enero es temporada alta de viajeros. Foto: Melvin Cubas.
En el Villeda Morales, este mes y enero es temporada alta de viajeros. Foto: Melvin Cubas. /

San Pedro Sula.

Más de 25,763 lempiras suma el total de impuestos que un hondureño se puede ahorrar al hacer uso de la Ley de Hondureño Ausente.

El beneficio de la ley es que los hondureños que han estado fuera del país por un año y retornan entre el 15 de noviembre y 15 de enero de 2020 pueden ingresar productos libres del pago de impuestos.

Esta medida fiscal fue aprobada por el Congreso Nacional mediante decreto 185-86 en noviembre de 1986. El viajero debe demostrar, mediante su pasaporte, que tiene más de un año de estar fuera del país.

La ley permite el ingreso de ropa interior y exterior nueva o usada (una docena por pieza), ropa de cama, mantelería, toallas, cortinas y paños de cocina nueva o usada (cuatro piezas por artículo), una docena de calzado nuevo o usado, adornos para el uso personal (seis por clase), artículos de tocador (seis de cada clase) y una docena de juguetes.

De la misma forma, artículos eléctricos portátiles como un televisor de hasta 17 pulgadas, equipo de sonido con sus componentes, grabadora e instrumentos musicales, cámara fotográfica y filmadora, máquina de coser, de escribir, licuadora, horno, batidora, cafetera, aspiradora, ventilador, extractor de jugo, calculadora, secadora y cepillo de caballo.

Para conocer más detalles sobre la Ley del Hondureño Ausente o sobre lo permitido en las aduanas pueden ingresar a la página www.aduanas.gob.hn.

Según datos proporcionados por la Dirección Adjunta de Rentas Aduaneras (Dara), por una docena de ropa interior el beneficiado se libra de pagar L1,063.29; la docena de ropa exterior costaría en impuestos L1,488.60. Ingresar un televisor de hasta 17 pulgadas implica un cobro de L1,473.72 y un equipo de sonido con sus componentes L3,366.64. Traer una licuadora costaría en impuestos L1,010.12; una batidora L1,497.46; una cafetera L1,160.76, y un ventilador L1,674.68. En total de los productos permitidos, solo en impuestos el hondureño beneficiado se libra de pagar más de L25,763.

“Es un período de dos meses, el hondureño que reside en el extranjero por más de un año puede hacer uso del beneficio”, reiteró José Alejandro Ayala, jefe de Operaciones Aduaneras de la Dara.

Para gozar de la exención de impuestos, el interesado únicamente deberá presentar a la aduana su pasaporte nacional o extranjero o cualquier otro documento oficial extendido en el país de su residencia permanente.

Esta ley permite que no paguen los impuestos por ingresar los productos al país las personas que no residen hace más de un año

José Ayala, jefe de Operaciones Aduaneras

Ayala explicó que la ley solo permite hacer uso una vez por persona entre el 15 de noviembre al 15 de enero de 2020.Conforme a los datos anteriores, más de 100,000 hondureños han gozado de la ley en un solo año.

Solo en 2016, de lo registrado en la aduana La Mesa hubo un ahorro en el pago de impuestos que sumó L5 millones por los miles de ciudadanos que hicieron uso del beneficio.

Abraham Méndez, gerente del aeropuerto internacional Ramón Villeda Morales, declaró que la ley es para los hondureños en general, sin importar el país de donde provienen, aclarando a aquellos que piensan que solo es para los que radican en Estados Unidos. Méndez explicó que durante la vigencia de la Ley del Hondureño Ausente se considera temporada alta en el aeropuerto.

La Prensa