Más noticias

Inmobiliarias deberán estar registradas en la CNBS

Personas se hacen pasar por miembros de una inmobiliaria para robar a inocentes que buscan alquilar o comprar una propiedad. Apenas una denuncia registra la Fiscalía

Desarrollo. El sector inmobiliario ha crecido un 30% en lo que va de este año en San Pedro Sula. La compra y renta ha crecido en el sector noroeste. Foto/drone: Melvin Cubas.
Desarrollo. El sector inmobiliario ha crecido un 30% en lo que va de este año en San Pedro Sula. La compra y renta ha crecido en el sector noroeste. Foto/drone: Melvin Cubas.

San Pedro Sula.

A partir del próximo año, todos los que se dedican al servicio inmobiliario (compra y renta de viviendas) deberán estar registrados ante la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) para garantizar operaciones transparentes, evitar el lavado de activos y las estafas.

Gestores Inmobiliarios, organización que aglutina a más de 70 empresas en San Pedro Sula, indicó que ellos ya están regulados por este organismo; pero hay muchos que lo hacen de manera independiente y en algunos casos se han producido estafas, tanto a dueños de inmuebles como clientes.

Se hacen pasar como miembros de una inmobiliaria legal y estafan a dueños de casas, apartamentos o terrenos. Este delito va en aumento, aunque las denuncias son muy pocas.

Además.En septiembre de 2018 fue declarada culpable del delito de estafa continuada la dueña de la inmobiliaria Mi Casa Bonita.

En la ciudad hay un mercado inmobiliario fuerte. Por una cantidad incalculable de terrenos, casas y apartamentos, muchos han visto una oportunidad para generarse ingresos bajo engaños.

Johanna Boadla, propietaria de la Inmobiliaria e Inversiones Torre Santa (Initsa), dijo que como empresas registradas se preocupan por hacer un buen filtro de clientes para evitar posteriores problemas.

Nosotros ofrecemos la propiedad, llevamos a los interesados a verlas, les hacemos un filtro, ya que tenemos que saber a quién le estamos llevando al cliente para evitar problemas más adelante”, explicó.

Las inmobiliarias son servicios de intermediación. Estas se encargan de la promoción del inmueble y cerrar el trato por un porcentaje de comisión por la renta o venta.

“El sector inmobiliario ha crecido, la gente está perdiendo el miedo a invertir”, apuntó Boadla.

El sector ha crecido en más de un 30% comparado con el primer semestre de 2018 en San Pedro Sula. Al ser un mercado rentable, las estafas también han crecido.“Lo que está pasando ahorita es que ha aumentado la estafa. Todos los días salen personas que no tienen trabajo y empiezan a tomar fotos a las casas o propiedades y las suben en las redes sociales haciéndose pasar por gestores inmobiliarios, y no lo son”, dijo José Manuel Portillo, de la Inmobiliaria Inverport.

Código Penal establece por el delito de estafa una pena de reclusión de entre 6 y 9 años más un tercio de la sentencia concreta cuando lo estafado supera los L100,000.

Portillo explicó que las inmobiliarias deben estar registradas como empresas o comerciante individual en la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) y en la CNBS.

El próximo año, la Comisión comenzará a presionar para que todo aquel que se dedica a bienes y raíces se registre, pues evita en una parte que se laven activos”, compartió.

Ha crecido tanto el mercado que todo mundo quiere dedicarse a esto. No estamos en contra de que crezca, sino que pedimos que se legalicen y trabajen de manera ordenada.Se dan situaciones que los que se hacen pasar por inmobiliaria primero ponen en renta una casa y luego hasta la venden (engañando al interesado en rentarla y al que supuestamente está comprando). Es una estafa continuada”, manifestó Portillo, quien también es directivo de la organización Gestores Inmobiliarios.

En 2017, Diario LA PRENSA publicó que una red de estafadores, integrada por comisionistas, notarios y probablemente empleados del Instituto de la Propiedad (IP), estaban dejando literalmente en la calle a algunos sampedranos con la venta de casas mediante procedimientos aparentemente legales.

La red contaba con individuos que se encargaban de identificar y rentar viviendas, cuyos dueños se encontraban fuera de Honduras, para después venderlas con documentos falsos que los acreditaban como propietarios.

Portillo asegura que esta situación no solo continúa dándose, sino que ha crecido. “Creo que tenemos un porcentaje alto de estafa. La gente debe abocarse a las páginas oficiales de las inmobiliarias porque en redes sociales hay muchas páginas falsas”.

Agregó que no hay una entidad que se dedique específicamente a regular y vigilar esta situación.

Marlon Arita, de AM Consultores, compartió que hay muchas personas que confían y dan una parte por la compra de una casa que ya tiene dueño o que ni siquiera se ha construido, ni planea construirse. La Fiscalía solo ha recibido una denuncia por estafa en lo que va de este año.