Más noticias

Animales, un peligro constante en los bulevares de la ciudad

Las multas por vagancia de animales estan señaladas en el artículo 303 del Plan de Arbitrios de la Municipalidad

En bulevar desde la UTH hasta Armenta, la vagancia de animales pone en peligro a conductores.
En bulevar desde la UTH hasta Armenta, la vagancia de animales pone en peligro a conductores.

San Pedro Sula, Honduras.

Las sanciones por el uso inadecuado de vías públicas y la vagancia de animales en la Capital Industrial están establecidas en el Plan de Arbitrios, pero los responsables no las hacen cumplir.

Los conductores y peatones llaman a las autoridades a poner orden en la ciudad, ya que en los bulevares las vacas se pasean poniendo en peligro a los conductores.

El mayor problema se vive en el bulevar que conduce de la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH) a Armenta, adonde el ganado se alimenta de las plantas que se han sembrado en las medianas.

“Es lamentable ver cómo se descuidan estas situaciones, y lo peor es que cuando quieren poner orden es demasiado tarde”, dice Juan Maradiaga, un conductor que pasa todos los días por ese bulevar.

LEA: Construirán el primer centro de rescate animal en San Pedro Sula

En el artículo 303 del Plan de Arbitrios se establece que a los propietarios de animales que se encuentren vagando en vías y lugares públicos del municipio de San Pedro Sula se lee aplicará́ una multa entre 100 lempiras a 500 por cabeza de ganado. Además, si el propietario reincidiera permitiendo la vagancia de animales de su propiedad, el valor de las multas se duplicará. “En aquellos casos que los animales provoquen daños a plantas en áreas públicas, el dueño será responsable, además a la sanción por derribo involuntario de árboles”, dice el Plan.

Ocupación.

Otro de los grandes problemas es la ocupación inadecuada de vías públicas en el centro de la ciudad, en colonias y barrios adonde las personas se han tomado las calles como estacionamientos de autolotes. “Es un desorden increíble en toda la ciudad, pareciera que los peatones no tenemos derecho ni siquiera de usar las aceras, igual sucede con los parqueos que ya las tiendas se han adueñado”, dice Mario Lara, sampedrano.