Tomates rellenos de carne al horno

Los tomates rellenos de carne picada al horno son una de esas recetas que pueden salvarnos cuando tenemos invitados imprevistos o cuando disponemos de pocos ingredientes y poco tiempo de preparación.

/

SAN PEDRO SULA.

Ingredientes:
-4 tomates
-250 gramos de carne molida
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-100 gramos de queso para fundir
-2 cucharadas soperas de aceite de oliva
-1 pizca de sal
-1 pizca de pimienta
-1 pizca de comino
-1 pizca de orégano

Preparación:
1.-Corta la parte superior del tomate, pero lo justo para poder vaciar el contenido, ya que después deberás rellenarlos. Así, retira la pulpa con un cuchillo o cucharilla y con muchísimo cuidado. Es importante que el tomate se conserve entero. Pica toda la pulpa en pedazos pequeños.
2.-Sofríe el ajo y la cebolla picados en una cucharada de aceite de oliva caliente. Solo necesitan cocinarse durante 2-3 minutos, luego agrega la carne molida y la pulpa del tomate picadita. Sazona con pimienta, comino, una pizca de orégano y sal, aunque puedes hacer los tomates rellenos al horno con otras especias que te gusten más. Mezcla bien para que los sabores se integren completamente.
3.-Mientras se evapora el agua del guiso de carne con el que rellenarás los tomates, engrasa un molde con un chorrito de aceite de oliva. Cocina el guiso hasta que se unan los ingredientes, proceso que te llevará unos 15 o 20 minutos. Recuerda cocinarlo a fuego medio para que no se quede sin líquido tan rápido y se integren bien todos los sabores.
4.-Antes de rellenar los tomates, salpimiéntalos y rocíalos con aceite. Distribuye el guiso entre los tomates. Si has conseguido tomates grandes, deberás añadir aproximadamente 4 cucharadas por tomate.
5.-Cubre cada tomate con el queso rallado o troceado. Puede ser queso mozzarella, cheddar, gorgonzola o cualquier queso para fundir. Por último, agrega un poco de pimienta y aceite de oliva.
6.-Hornea los tomates rellenos de carne durante 30 minutos, con el horno precalentado a 180 ºC y calor arriba y abajo o solo arriba si quieres que los tomates en sí queden menos hechos. Sírvelos calientes y disfruta de esta fantástica receta. ¡Y no olvides contarnos qué te ha parecido!

La Prensa