Marlon Escoto: "La crisis política se agudizará en Honduras si fallamos en el relevo político"

El exministro de Educación y actual candidato a la Presidencia de Honduras se declara en contra de toda "estrategia de desarrollo que linde con la soberanía y el territorio".

Marlon Escoto, candidato a la Presidencia de Honduras por el partido TSH.
Marlon Escoto, candidato a la Presidencia de Honduras por el partido TSH. /

San Pedro Sula, Honduras.

Honduras no está a punto de entrar en una crisis política; ya está en ella, afirma Marlon Oniel Escoto Valerio, un exfuncionario público hondureño conocido por su gestión en la Secretaría de Educación en los años 2012-2017 y su rectorado en la Universidad Nacional Agraria.

Escoto afirma que, la solución para que esto termine la tienen los hondureños en las urnas el próximo 28 de noviembre en las elecciones generales donde se debe saber elegir al "relevo político" de los próximos años.

El presidenciable, que tiene la experiencia de haber sido funcionario de una misma Secretaría (de Educación) en dos gestiones de Gobierno diferentes, aspira a la Presidencia de Honduras con el partido Todos Somos Honduras que tiene pocos años de fundación y está desmarcado de los partidos tradicionales.

En entrevista con LA PRENSA, el ex delegado presidencial de Cambio Climático profundizó sobre los males que abaten al país actualmente, entre ellos la crisis en el Consejo Nacional Electoral (CNE), la creación de las zede y la profunda crisis que atraviesa el país en el sistema educativo, donde él logro en su gestión que se impartieran por tres años consecutivos los 200 días de clases.

Además, expresó que sí es posible recuperar a Honduras de todos los flagelos siempre y cuando exista voluntad política.

Doctor Escoto, el sector privado del país augura una crisis política para noviembre por cómo se está dirigiendo el país a nivel central ¿Considera que esto es posible?

Honduras ya vive en una crisis política. La profundidad de la crisis es posible si fallamos como país en el relevo político que debe darse en noviembre del presente año.

La democracia se nutre de los partidos y fuerzas políticas, éstos a su vez se respaldan en los procesos electorales, siendo el único espacio donde los votantes participan directamente en la toma de decisiones.

Es una obligación y una oportunidad cada vez que enfrentamos procesos electorales, de oxigenar la democracia y definir puntos en común para enfrentar la crisis.

Una crisis sanitaria, seguida de una crisis en educación, seguridad alimentaria y migración son suficientes para cualquiera que asuma el poder. Podemos evitar aún la profundización de la crisis política.

¿Cuál es su posición como candidato presidencial y la de su partido (Todos Somos Honduras) ante la incertidumbre que genera la gestión de las elecciones generales en noviembre?

El Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo Electoral tienen su origen en la disputa del poder y control político del Partido Nacional, Partido Liberal y Libre.

Desde el momento que la Ley Electoral se aprobó por partes para dar origen a los órganos electorales, se adelantaba que sería la típica dinámica del estira y encoge durante el proceso electoral.

Lamentablemente los órganos electorales y el CNE particularmente están desaprovechando la oportunidad de trasladar a los votantes un mensaje de confianza y alta certidumbre.

La posición de Todos Somos Honduras (TSH) y particularmente mi posición es clara, el CNE debe cumplir con el calendario electoral aprobado, que actualmente, suma tres semanas de retraso.

Si Honduras lo elige como Presidente, ¿qué posición tendrá sobre las zede?

En contra de cualquier forma y estrategia de desarrollo que linde con la soberanía y el territorio. Hemos tenido suficientes ejemplos de enclave, concesiones y otras formas de entrega de recursos naturales y posiciones estratégicas en la historia del país.

Mi propuesta es potenciar toda esa energía a favor de los gobiernos locales, mayor autonomía, financiación y capacidad logística para los municipios.

Son los gobiernos locales los más cercanos a la población, teniendo mayores opciones de acompañamiento en relación al mecanismo de centralidad del gobierno y otra forma de promoción del desarrollo.

Preocupa a la población la crisis educativa a causa de la pandemia. Basado en su experienciay gestión en esa materia ¿Qué cree que se está haciendo mal y cómo debe solucionarse?

Honduras, lamentablemente no ha invertido, ni priorizado la educación durante la pandemia del Covid-19. Ya antes de la Pandemia el sistema educativo había entrado en precariedad, abandonando la construcción y mantenimiento de los principales indicadores educativos.
De los tres millones de niños, niñas y jóvenes en edad escolar, un millón estaban fuera antes de la Pandemia y un millón han sido excluidos durante la crisis sanitaria. Un tercio apenas de toda la comunidad en edad escolar hace el esfuerzo por mantenerse en pie.
Los países vecinos invirtieron en tecnología y en febrero de 2021 abrieron las escuelas.
Honduras no invirtió en tecnología y mantiene las escuelas públicas cerradas. Para dos millones de niños, niñas y jóvenes en edad escolar, abrir las escuelas se convierte en la única luz al final del túnel. Se requiere de inversiones directas y tangibles hacia las familias y los profesores; bioseguridad, inmunizaciones, adquisición de dispositivos electrónicos y colectividad, alimentación escolar, apoyo en el transporte y sobretodo mucho liderazgo.

Hablando de su candidatura, ¿Qué lo motiva a buscar la Presidencia de Honduras y por qué elige al partido Todos Somos Honduras como su plataforma de aspiración?

He sido funcionario público durante 15 años. Aún cuando me formé para ser productor agrícola, pacificador ambiental, investigador y profesor universitario, mi relación con la educación superior, siendo Rector de la Universidad Nacional de Agricultura, supe que podía ayudar a que la educación sirviera como herramienta de movilidad social.
Educarse en Honduras, uno de los países más desiguales del mundo, permite escapar de la pobreza. Así, desde la Rectoría conocí el servicio público en educación y tuve la oportunidad de servir durante cinco años como Secretario de Estado.
Al finalizar mi gestión pública decidimos junto a un grupo de amigos y compañeros de las faenas en educación, propiciar un espacio de militancia política. Tuve muchas conversaciones con diferentes sectores y sobre la marcha fundamos un partido político que no alcanzó la inscripción debido a la Pandemia del Covid-19.
En ese proceso conocí al actual Diputado y Fundador del Partido Todos Somos Honduras TSH Enrique Yllescas, coincidiendo en la filosofía política y en el abordaje político.
Es una plataforma política muy particular, pudiendo juntar dos grupos políticos originales y apostando a un objetivo en común; propiciar el poder en todos los niveles electivos.

¿Siente que tiene una ventaja ante otros aspirantes por ser un exfuncionario con una buena marca durante la gestión que dirigió?

Mi aspiración es aportar a la discusión del futuro del país. La educación ha sido mi fortaleza en los últimos años; sin embargo, puedo aportar en otras áreas importantes como la administración pública, la agricultura, cambio climático y energía.
Conozco a detalle todos los niveles educativos del país y estoy convencido del valor de la inversión en la educación de la población. Además, considero que la educación es un aglutinador en la promoción de otros bienes y servicios rurales y suburbanos principalmente.

¿Considera que el pueblo puede apoyarle en las urnas por encima de los candidatos mounstros de los partidos tradicionales?

La política es una carrera contra obstáculos, malas prácticas democráticas y "monstruos" tradicionales.

En América Latina, excepto Honduras, el bi y tripartidismo han llegado a su fin. La curva del descenso de las formas tradicionales coincidirá en cualquier momento con la curva del ascenso de más fuerzas políticas no tradicionales.

Existe un manifiesto desencanto de la población hacia las estructuras políticas tradicionales. El perfil del votante se mueve hacia los jóvenes que se han convertido en mayoría en relación a la población total. Los últimos procesos electorales han tenido baja participación electoral, el abstencionismo y la reducida identidad partidaria fueron los protagonistas.

Todos Somos Honduras TSH y Marlon Escoto como candidato a la Presidencia de Honduras le apuestan al voto joven, al voto de la mujer independiente, a los últimos votantes frustrados de procesos anteriores, nuevos votantes y grupos tradicionalmente excluidos.

Siendo uno de los candidatos más jóvenes a la Presidencia y con mejor perfil académico (Doctor en Ciencias y Tecnología del Medio Ambiente), ¿En qué áreas cree que se debe trabajar con urgencia en el país?

Hay áreas impostergables e ineludibles que tendrá que enfrentar el próximo gobierno: la estabilización de la Pandemia del Covid19 que condicionará los próximos cuatro años.

De manera paralela la crisis que se gesta en educación va a requerir de al menos triplicar el presupuesto en educación y dedicarle los próximos cuatro años a recuperar un sistema altamente deteriorado.

La Pandemia ha propiciado el aumento de la pobreza y una de las variables más visibles es la necesidad de alimentos, la crisis alimentaria se suma a la lista de temas impostergables. Invertir en la generación de empleos básicos, el apoyo a los emprendedores y facilitar el establecimiento de empresas que generen empleos dignos es fundamental. La crisis climática global actual, obliga también a invertir en proteger la vida y los bienes de los ciudadanos.

La contratación inmediata de un seguro climático para Honduras sería fundamental frente al los impactos conocidos del cambio climático.

Hasta la fecha, ¿cuál ha sido la respuesta de la población al conocer sus aspiraciones?

Apertura rápida y entusiasta de la población. A pesar de que Todos Somos Honduras TSH es un partido joven y enfrentará su primera experiencia política, hemos podido organizar el 75% de los municipios del país y el 86% de candidaturas a Diputaciones. La aceptación abierta y espontánea es importante, y más importante la suma de los ciudadanos en las estructuras orgánicas y de competencia del partido.

Dicen los hondureños en crisis por pandemia y fenómenos naturales recientes que nadie puede revertir la situación actual del país, ¿Qué mensaje les da Marlon Escoto al respecto?

Los que queremos esta tierra que nos vio nacer debemos apostarle y trabajar por un mejor país. Honduras vive una crisis de valores que puede superarse con la participación de cada uno de nosotros en los espacios de su competencia. Cumpliremos en septiembre del presente año 200 años de existencia como nación. Es el momento propicio para golpear el timón y dar una dirección concertada y consensuada del barco llamado Honduras.

¿Puede el país recuperar la paz en todos los ámbitos que aquejan actualmente?

Honduras necesita un pacto por la vida. Un pacto que permita recuperar la libertad a los defensores de derechos humanos, ambientalistas y comunicadores sociales. Nuestra sociedad requiere encontrar un camino hacia la reconciliación y la fraternidad con evidencia y prácticas claras y concretas.

¿Cree que se puede recuperar en el país la unidad en todos los sectores?

Honduras requiere de alianzas firmes y duraderas entre el Gobierno, el sector privado y la sociedad en general. El camino de una tercera vía es posible como modelo de desarrollo, donde el sector privado con reglas claras invierte y genera riquezas, y el estado acompaña e incluye a los grupos más vulnerables.

¿Qué conclusiones saca de la gestión realizada en Cambio Climático y qué impacto tiene en Honduras?

Honduras tiene en el financiamiento climático bien orientado el único espacio para estabilizar y dar calidad a la deuda externa. El mundo se mueve rápidamente hacia la sostenibilidad como guía del desarrollo. Es momento de ser consonante con el mundo y en una estrategia ganar-ganar, Honduras pueda acompañar al mundo frente a los desafíos del cambio climático y a la vez, internamente auspiciar el acceso a bienes y servicios de su población.

La Prensa