Niños hondureños con trastorno de sueño y hasta "se les olvida" comer por abuso de la tecnología

La tecnología se ha convertido en una herramienta elemental durante la pandemia, pero su uso desmedido también conlleva peligros.

Son cada vez más los menores que usan la tecnología sin la supervisión debida y alcanzan altos niveles de adicción.
Son cada vez más los menores que usan la tecnología sin la supervisión debida y alcanzan altos niveles de adicción.

San Pedro Sula, Honduras.

Trastornos de sueño, temperamento elevado y hasta pérdida de apetito, son parte de las consecuencias que trae consigo el abuso de la tecnología.

Lo que inicialmente fue una afición para muchos niños y adolescentes, terminó siendo una adicción ante la pandemia y el exceso de tiempo de ocio en los hogares, y en Honduras no ha sido la excepción. Así lo señalan especialistas de la salud mental en el país, quienes durante el confinamiento recibieron un sinnúmero de casos de este tipo, la mayoría por problemas para dormir y porque no comen los tiempos requeridos por estar encerrados en sus habitaciones.

En la actualidad, los niños literalmente nacen con un aparato electrónico en sus manos, es por ello que desde temprana edad desarrollan habilidades que antes jamás un menor pudiese imaginar tener. Las razones pueden ser varias: en algunos casos es porque sus padres son quienes promueven el uso de la tecnología para ir alcanzando ese espíritu competitivo al que nos enfrentamos en el mundo todos en determinado momento, otros en cambio lo hacen para "calmarlos" y así mantenerlos ocupados mientras ellos se encargan de otras actividades.

Lea también: Las ventajas y desventajas de la tecnología para los niños

Hoy en día es normal que un hijo se suba al vehículo e inmediatamente pida el celular a sus padres para distraerse, que al llegar a la casa encienda el televisor para mirar películas, tomar el videojuego y encerrase en la habitación por varias horas. Mientras que los adolescentes andan todo el tiempo con su celular, navegando en las redes sociales o chateando por WhatsApp.

Según los expertos, la tecnología al igual que las apuestas en juegos de azar, refuerzan la gratificación inmediata. Visitar las distintas aplicaciones o usar los aparatos electrónicos como "centros de recompensa ante el aburrimiento" aumentan las variables de placer.

marco.1003(800x600)
Neurólogo Marco Tulio Medina

Marco Tulio Medina, médico neurólogo y científico hondureño, dijo a LA PRENSA que el uso de la tecnología tiene más desventajas que ventajas.

"Su uso puede ser positivo porque el hecho de tener más conexiones neurológicas al realizar modalidades de tipo audiovisual, así como el manejo de nuevas tecnologías, los hace más competitivos, por ende esto permite que desarrollen luego su áreas cerebrales y en el futuro tengan la capacidad de enfrentarse al mundo".

Entre los puntos en contra, el especialista en neurología considera que el abuso de las herramientas tecnológicas repercute en gran manera, en trastornos ligados al sueño, ya que muchos niños y adolescentes acostumbran a usar la tecnología por la noche, es por ello que Medina sugiere realizar actividades de índole familiar, pues esto también ayudará a no caer en el sobrepeso y en el sedentarismo.

"La lista de peligros incluye que los menores entren a páginas o redes con contenido sexual, que caigan en manos de depredadores o sufran crisis epiléptica, esto es algo común cuando se desvelan por estar usando la tecnología", añadió el experto.

Marco Tulio Medina urgió a buscar ayuda a quienes han caído en la obsesión tecnológica, "es necesario acudir a especialistas cuando se produce el aislamiento con las demás personas, cuando confunden la noche con el día y surgen convulsiones".

"Se debe regular las horas de uso de la tecnología siempre y cuando no sean de tipo educativo, caso contrario, requiere un profundo tratamiento psicológico, psiquiátrico o neurológico", concluyó.

Un adecuado uso

jose luis.67(800x600)
José Luis Rodríguez, experto en informática

Para el especialista en tecnología, José Luis Rodríguez Interiano, la innovación a lo largo de los años ha logrado que la humanidad avance de una manera significativa, pero dice ser consciente que lo negativo resulta de cómo cada persona hago uso de las herramientas.

"Si los niños o adolescentes dejan de hacer otras actividades por estar constantemente usando aparatos electrónicos, allí sí impacta de manera negativa y se convierte en adicción en lugar de afición. También todo depende de la madurez de los menores o si los padres no los orillan a otras actividades, ya que en muchos casos ellos pierden la paciencia y solo llegan del trabajo a dormir, eso no es posible porque se les olvida hacer la otra labor...el de ser padres", apuntó Rodríguez.

El también docente recomienda un tiempo de dos horas diarias frente a una pantalla y con descansos de unos 15 minutos de manera alterna, aunque con la pandemia, aduce que lo importante no es tanto el tiempo en que se usa un aparato electrónico, sino la calidad del contenido que se mira.

Dijo que en el caso del Internet, la seguridad solo se puede garantizar si existe un acompañamiento de los padres, y sobre la consulta de si en qué momento de la vida es adecuado facilitar un celular, computadora o algo similar a sus hijos, Rodríguez considera que "cada padre conoce bien a su familia, puede ser a los 15, 18 o 21 años, ya que esos son momentos importantes en la vida".

Además: El futuro de las profesiones está en el uso de nuevas tecnologías

Para quienes buscan reducir el uso que sus hijos le dan a la tecnología, manifestó que "existen muchísimas aplicaciones que controlan todo, las apps tienen hoy en día opciones en los ajustes llamados 'control parental', que permite mayor filtrado de lo que accedan los usuarios. Por ejemplo, el padre puede crear una cuenta de administrador y una relativamente limitada para su hijo en computadora, tableta y celular, lo mismo ocurre con la televisión, incluso, puede pedir a la empresa que le restrinja ciertos sitios o canales y que desactive el tiempo del internet hasta cierta hora".

Mario baharona, un periodista y abogado residente en Tegucigalpa, se sujeta de la misma tecnología para controlar el uso que sus hijas de 5 y 9 años le dan a las diferentes herramientas.

"Uso una aplicación de Google para seleccionar de alguna manera los contenidos a los que ellas pueden ingresar, también se puede medir el tiempo para que se bloquee, por ejemplo, una tableta. Cada una le dedica unas tres horas al día a la tecnología fuera de lo académico, aunque mi hija mayor es quien más usa Tik Tok y WhatsApp, pero siempre de forma controlada", aseguró Mario.

mario.2612(1024x768)
Mario Barahona, un capitalino, supervisa constantemente el uso de la tecnología de sus dos hijas.

Mencionó que ahora producto de la pandemia permanecen varias horas del día en clases virtuales y por la noche miran televisión, pero con supervisión.

"Hay que ver los pro y los contra de la tecnología, ya que esta es parte de las nuevas generaciones, hay que dejarlos que exploren estos nuevos espacios y a la vez generar un balance", añadió este padre de familia.

luna.419(1024x768)
Los niños de Scarleth Romero usando la computadora en su casa.

Mientras, Scarleth Romero, una docente que radica en Gracias, Lempira, es consciente que antes de la pandemia era más fácil controlar la tecnología de sus dos hijos de 4 y 6 años, ya que ellos se distraían cuando iban al kínder o al parque.

"A raíz del confinamiento todo se volvió difícil, mis hijos empezaron a usar videojuegos hasta una hora al día, dos o tres horas en televisión y hasta una hora en celular. Ahora todo se ha convertido en un reto, por eso es importante darles cuentas limitadas y configurar los aparatos a 'modo niño' para que entren a contenidos no dañinos", concluyó diciendo la joven madre.

Acerca y aleja

portillo.125(800x600)
Psicóloga Raquel Hernández

La psicóloga Raquel Hernández lamentó que a temprana edad los niños usen aparatos electrónicos, y señala que la etapa más crítica de adicción es desde los 2 a los 13 años.

Las consecuencias, según la experta, son varias: déficit de atención, pérdida de la noción de lo que sucede a su alrededor, incremento de rabieta, depresión, ansiedad, disminución de habilidades para interactuar y trastorno de sueño.

"De tanta adicción se genera el sedentarismo, no interactúan con los demás, prefieren quedarse encerrados en su habitación que ir al parque, incluso se les olvida comer. Los padres no deben permitir que sus hijos usen la tecnología como facilitador emocional, pero sí dedicarles mucho tiempo en cuerpo y alma, además de ayudarles a controlar su emociones", agregó.

El informe "Niños en un mundo digital" que publicó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en 2017, señala que "1 de cada 3 usuarios en todo el mundo es un niño, son muy escasas las medidas que se toman para protegerlos de los peligros del mundo digital y para aumentar su acceso a un contenido seguro en línea".

Datos de We Re Social en 2020

1. De los más de 8 millones de hondureños, un 57% vive en zonas urbanas, y el 83% posee celulares con conexiones móviles.

2. En cuanto a acceso a Internet, un total de 4.10 millones de hondureños usan el servicio.

"La tecnología digital ha transformado el mundo en el que vivimos, la infancia se ha visto igualmente atravesada por este imparable proceso: desde las fotos que comparten hasta el historial médico que se guarda en la nube, es así como la huella de muchos niños está presente en el mundo digital antes, incluso, de que aprendan a andar o a hablar", añade el documento.

De acuerdo a datos conjuntos al 2019 de We Re social, una agencia de mercadeo en línea, y la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), en Honduras solo 40 de cada 100 personas utilizan Internet fijo o móvil, equivalente a 3.6 millones.

En tanto, a nivel de Centroamérica, Honduras solamente supera a Nicaragua (36%) y Guatemala (37%), mientras que Costa Rica (87%), Panamá (70%) y El Salvador (55%) lideran en la región por penetración de Internet.

La Prensa