El 4% de los bananos exportados en el mundo son hondureños

Chiquita decidió pasar sus embarques de fruta de Puerto Cortés a Puerto Barrios en Guatemala.

Un buque de la transnacional Chiquita atraca en Puerto Cortés.
Un buque de la transnacional Chiquita atraca en Puerto Cortés.

San Pedro Sula, Honduras.

La empresa transnacional bananera Chiquita Brands anunció que a partir de hoy sus embarques de fruta serán por Puerto Barrios en Izabal, Guatemala.

Según conocieron empresas productoras, Chiquita Brands recibió por parte del Gobierno de Guatemala la concesión de su propio muelle en Puerto Barrios para exportar.

Lo anterior resultaría más económico para la transnacional, que en Honduras ocupaba un predio alquilado en la concesionaria Operadora Portuaria Centroamericana (OPC).

En ese predio se hacía el acopio de contenedores de exportación e importación para ser manejados por sus buques que arribaban con una frecuencia de tres veces a la semana.
La compañía mantendrá sus oficinas administrativas en La Lima y San Pedro Sula.

LEA: OPC en Puerto Cortés no reporta casos de COVID-19

“Chiquita siempre va a seguir exportando y utilizando el predio en las instalaciones portuarias de Cortés. Claro, en Guatemala tienen ahora ellos más atención, porque han crecido bastante”, dijo Héctor Castro, productor de banano.

Para él, esta decisión no tendrá mella comparado a que la otra transnacional, Dole, movió toda su operación de El Progreso, Yoro, y en la costa norte, para concentrarse en el Bajo Aguán.

El criterio es compartido por Gumercindo Chávez Cruz, presidente de la Cooperativa Agropecuaria El Triunfo, quien detalló que los productores pondrán los contenedores en las plantas empacadoras y Chiquita los transportará.

“La compañía tiene un predio en San Pedro Sula y desde allí van a transportar los contenedores por Corinto al muelle en Guatemala”, explicó el productor de San Manuel.

Hace 50 años, Honduras era el mayor productor de banano en el mundo y un actor clave de las exportaciones globales. En la actualidad, su presencia en el mercado internacional se ha vuelto marginal al representar entre 3% y 4% del mercado de exportación global.

Historia vigente

Una crítica feroz de la sociedad humana, los relatos del trópico y su gente; la industria bananera de inicios del siglo pasado acumuló tantas historias que muchas de ellas siguen sin contarse.

A casi 130 años de las primeras políticas para incentivar su producción y comercialización, el cultivo del banano en Honduras pasó a convertirse en el eslabón de la economía.

El autor estadounidense O. Henry (seudónimo de William Sydney Porter) acuñó en 1904 el término de república bananera para describir un país políticamente inestable y con una economía dependiente de la explotación de recursos limitados, como el banano o diferentes tipos de minerales.

Las experiencias que el escritor vivió durante seis meses en un hotel en Trujillo, Colón, las plasmó en su libro Repollos y reyes que trata de una colección de personajes que viven en el ficticio país centroamericano Anchuria (Honduras).

Durante esa época, ventas externas de la fruta amarilla representaban el 53% de todas las exportaciones de Honduras.

A pesar del fin del enclave bananero hace casi 70 años, que trajo la diversificación de las actividades económicas, la historia del cultivo de banano en Honduras sigue siendo tan vigente y una guía para entender muchos de los fenómenos sociales y políticos de la actualidad.

“Compañías como la Tela Railroad Company, subsidiara de Chiquita, fueron tan poderosas que llegaron a convertirse en la columna vertebral de la economía del país debido a las exportaciones masivas de bananos”, dijo Oswaldo Martínez Álvarez, regidor de La Lima.

A causa del huracán Mitch en octubre de 1998, Honduras perdió toda su cosecha de exportación de banano, destruyó el 70% de los cultivos y se llevó la línea del Ferrocarril Nacional.

Entre la incertidumbre, los productores tuvieron que iniciar prácticamente desde cero.

“Honduras, después de la Segunda Guerra Mundial, era la envidia del mundo bananero”, destacó el ingeniero Óscar Lanza Rosales en su columna de opinión Honduras en el mercado mundial del banano, publicada meses atrás.

“En nuestro país se establecieron las primeras fincas con una nueva variedad de banano resistente de una devastadora enfermedad.

Fue el primer país que exportó banano empacado adecuadamente en cajas, lo cual fue revolucionario”.

Lanza Rosales recordó que Honduras fue la fuente principal de todas las investigaciones y prácticas culturales que contribuyeron a que el banano se desarrollara en una fruta de gran consumo en los mercados de América del Norte y Europa.

La Prensa