Factores a considerar antes de dar el 'sí quiero'

Pueden aparecer un sinfín de miedos y dudas antes de tomar la decisión de pasar por el altar, una de las más importantes en la vida de la inmensa mayoría de personas.

/

SAN PEDRO SULA.

Nervios, emoción y, sobre todo, una enorme ilusión. El 'sí, quiero' es una de las decisiones más importantes en la vida de la inmensa mayoría de las personas. Independientemente del tiempo de relación, cuando se acerca el momento del gran día, pueden ser muchas las dudas y miedos que nos asalten.

¿Será la persona correcta? ¿Será para siempre? ¿Le conozco realmente? ¿Deberíamos esperar?. Para abordar todas estas cuestiones, que pueden ser un verdadero quebradero de cabeza, la doctora en Psicología Theresa E. DiDonato ha explicado, en una columna de la publicación Psychology Today, los cinco factores que debemos considerar antes de dar el salto y pasar por el altar.

¿Percibís el matrimonio como reiniciar la relación?
Casarse no cambiará radicalmente el estado de salud de una relación, por muy mágica que sea la ceremonia. Muchas parejas apuestan por el matrimonio como 'herramienta' para cambiar algún aspecto de la relación y esperan transformar una relación tóxica e inestable en una saludable y estable por arte de magia.

Este es el motivo por el que, según la psicóloga, algunos matrimonios experimentan una sensación de insatisfacción durante los primeros años. "Esto podría ser porque se comprometieron en busca de cambiar una relación, lo que lleva a desilusión y decepción", matiza DiDonato.

¿Conocen varias facetas del otro?
Otro de los problemas que puede surgir es que, a pesar de pensar que conocemos a la perfección a la persona con la que hemos decidido compartir nuestra vida, este muestre aspectos desconocidos hasta el momento tras el 'sí, quiero'. ¿Cómo será como padre? ¿Qué importancia otorga al dinero? Conocer más a nuestra pareja en este momento podría evitar algunos de los conflictos y desilusiones más comunes que surgen en el futuro.

¿Qué 'tan' felices crees que son?
La idea de alcanzar la felicidad nos persigue a lo largo de toda nuestra vida. Sin embargo, la expectativa futura de satisfacción se traduce en el compromiso actual de una relación. Si queremos que nuestro matrimonio funcione, debemos establecer unas bases sólidas y ser feliz en este preciso momento, y no esperar al futuro.

"No descarten hacer una evaluación personal sobre la felicidad futura, ya que está atada a procesos subyacentes que están llevando a cabo en este momento y que, posteriormente, afectarán al bienestar de la relación", reflexiona la experta.

¿Esperas que las cosas sean distintas después del matrimonio?
Antes de comprometerse, es necesario estudiar el día a día de la relación. Al asumir el compromiso del matrimonio, surgen nuevas experiencias y conflictos para los que la pareja debe estar preparada. "Los incrementos en desilusión diferencian a las parejas que se quedan juntas, con las que se desmoronan", precisa Theresa E. DiDonato.

¿Quieren poner a prueba su relación viviendo antes juntos?
Compartir hogar no solo es uno de los grandes pasos en cualquier relación, sino que también es uno de los más decisivos. En la actualidad, la inmensa mayoría de parejas toman la decisión de vivir juntos antes de comprometerse.

Sin embargo, no siempre este paso se da por el mismo motivo. Mientras que algunos lo hacen por poner a prueba la relación o por razones prácticas, otros lo hacen para compartir más tiempo juntos y, de paso, predecir cómo de felices serán si finalmente se dan el 'sí, quiero'. "Cuando las parejas viven juntas para probar un noviazgo o por razones prácticas (por ejemplo, las finanzas), tienden a dedicarle menos tiempo y confianza a sus relaciones", concluye la psicóloga.

La Prensa