Cómo tener una relación de pareja sana

Comunicación, respeto, libertad, confianza... puntos cruciales para ser feliz junto a tu pareja.

/

SAN PEDRO SULA.

Las relaciones pueden definirse de diferentes maneras dependiendo de quiénes estén involucrados, pero las relaciones saludables dependen de algunos elementos clave como la comunicación sana, límites saludables, el respeto mutuo y el apoyo mutuo. Estén al tanto de sus necesidades individuales, y dense espacio y privacidad. Además, tengan presente las señales de alerta de abuso en el noviazgo.

Características de una relación sana
¿Cómo identificar una relación sana? Para que una relación de pareja sea sana y beneficiosa para ambos miembros debe cumplir los siguientes requisitos:
-El cariño y la admiración que los miembros de la pareja se profesan.
-Los miembros de la pareja no dejan su felicidad en manos del otro.
-La confianza que tiene el uno en el otro.
-Se conocen bien.
-Se muestran respeto siempre.
-Dialogan sobre los problemas y buscan soluciones que tengan en cuenta a ambos miembros.
-Tienen su propio espacio, sus metas y sueños.
-Cada uno tiene su propia forma de ser y de pensar y se respetan.
-Gozan de una buena comunicación.
-Se apoyan cuando lo necesitan.

Bases de una relación de pareja sana
Una relación de pareja sana se construye sobre estos pilares:

-El amor y la admiración
Partimos de la base de que sin amor no hay relación de la que hablar. Pero además, cuando observamos a una pareja que tiene una relación sana, nos damos cuenta de la admiración que se profesan. El amor es uno de los cimientos de una relación sana. La pasión aparece y desaparece pero el amor y el cariño continúan. Y la admiración es fundamental. Si no admiramos nada de la otra persona perderemos el interés. Por eso las relaciones superficiales suelen fracasar.

-El respeto
En una relación sana, y en la vida en general, el respeto al otro es fundamental. No es necesario estar de acuerdo en todo con alguien para respetarlo, respetar sus ideas y sus elecciones. No quiere decir esto que no nos podamos enfadar o discutir, pero no hay que perder el respeto al otro, sino dialogar.

-El diálogo
Para tener una relación de pareja sana es necesario hablar de los problemas que van surgiendo en la relación. Como veremos más adelante, es fundamental la actitud en estas conversaciones, la forma en la que se trasmite el mensaje y la manera de recibirlo del otro.

-La confianza
La confianza mejora el conocimiento del otro, mejora el diálogo y nos aporta seguridad. Si no existe confianza es posible que aparezcan celos, miedos y distanciamiento. En el siguiente artículo puedes ver Qué son los celos en psicología.

-La libertad e independencia
Los miembros de la pareja son libres y deben sentirse así. Lo son para elegir estar en la relación y para tomar sus propias decisiones. La dependencia a la pareja o el tener que pedir permiso y aprobación eliminan la libertad y nos impide ser quien somos. Debemos conservar nuestro propio espacio, nuestras metas, nuestros sueños y nuestras opiniones.

unnamed.305(1024x768)

Consejos para tener una buena relación de pareja:

1. Establecer unos límites
Hoy en día hay muchos tipos de pareja. Hay parejas abiertas que tienen relaciones con otras personas fuera de la pareja, las hay exclusivas, hay otras que en cierto punto de la relación están dispuestas a hacer cambios, otros hablan de poliamor… Todo está bien si los dos miembros están de acuerdo y toman sus decisiones libremente. Al comienzo de la relación se deben establecer los límites por los que no se está dispuesto a pasar para que el otro los conozca y los tenga en cuenta. Y a lo largo de la relación se pueden ir revisando y adaptando a nuevas etapas.

2. Conoce a tu pareja
Saber cómo es su carácter, cuáles son sus inquietudes, sus metas, etc. Saber qué le gusta y qué no. Cómo ha sido su infancia, qué relación tiene con sus familiares y amigos. Cómo suele reaccionar ante los problemas. Cuánto más se conozca una pareja mejor será la comunicación y la relación en general.

3. Espacio común y espacio propio
En una relación debe haber 3 espacios diferenciados: un espacio personal para cada uno de los miembros de la pareja, para hacer lo que nos gusta o estar con otras personas como amigos o familiares. No es necesario hacer todas las cosas juntos. Y luego debe haber un espacio común en el que se desarrollen como pareja, pasando tiempo juntos, realizando aficiones comunes y todo lo que conlleva el día a día y la vida de la pareja como tal.

4. Libertad
Nuestra pareja no nos pertenece. No es un objeto que podamos poseer. Es una persona completamente libre que ha elegido estar con nosotros y así debe ser. No se trata de hacer prohibiciones sino de hacer que cada día, de todas las personas que hay alrededor, nos elija a nosotros.

5. Buena comunicación
La forma de comunicarse es fundamental. Cuando queremos expresar algo o mostrarnos en desacuerdo es recomendable usar mensajes yo. Esto es hablar sobre cómo nos sentimos con respecto al tema en cuestión. No debemos usar mensajes acusatorios (“tú me has hecho”, “tú has dicho”), ni poner etiquetas (“eres un tal”), ni las palabras “siempre” y “nunca” porque no suele ser verdad. Aquí puedes leer más información sobre Cómo mejorar la comunicación en la pareja.

6. Proyectos de vida
Conviene tener claro la posición de la pareja ante cuestiones como el matrimonio, tener hijos y otras decisiones importantes. Los miembros de la pareja deben caminar en la misma dirección para no limitar los deseos del otro. En caso de que existan este tipo de desacuerdos, te recomendamos leer este artículo: Mi pareja no quiere tener hijos, ¿qué hago?

7. Celos
Hay que mantenerlos a raya. Los celos rompen las relaciones, nos hacen sentir mal a nosotros y a nuestra pareja. Si tienes problemas celos acude a un psicólogo porque se pueden tratar. Suelen ser producto de inseguridad y/o baja autoestima.

8. Cultiva tu relación
Las relaciones hay que cuidarlas. Requieren tiempo y dedicación y un poco de ingenio cuando se vuelven monótonas. Sal de la rutina con ideas nuevas. No olvides hacer sentir bien a tu pareja, demostrarle amor y afecto, escucharle y apoyarle. Esto deben hacerlo los dos miembros de la pareja, los dos debéis dar y recibir.

9. Pide perdón y perdona
No somos perfectos y cometemos errores. Pedir perdón no es fácil pero sí necesario. Al igual que saber perdonar. Si te cuesta, prueba estos consejos para aprender a perdonar.

10. Terapia de pareja o terapia grupal
Estamos acostumbrados a acudir a terapia únicamente cuando las cosas van mal, pero es interesante acudir cada cierto tiempo para poner sobre la mesa algunos problemas que hayan podido surgir. O simplemente para trabajar algún aspecto de la relación. En las terapias de pareja grupales se aprende mucho de las otras parejas y se practican actividades que afianzan la relación.

11. Trabajo en equipo
Una pareja sana trabaja en equipo. Cuando uno de los miembros está más decaído, el otro le anima y lo levanta.

12. El sexo
La importancia que cada pareja le da al sexo es distinta. Pero ya sea más o menos importante para vosotros, el hablar sobre sexo con naturalidad y confianza os aportará una mayor conexión y un mejor entendimiento. En este artículo encontrarás más información sobre la importancia de la sexualidad en la pareja.

La Prensa