Edad en la que cuesta más ligar y claves para ser un buen partido

Muchas personas se deprimen al no encontrar pareja y otras al no considerarse un buen partido.

SAN PEDRO SULA.

La autora de «Match: cómo encontrar pareja en la posmodernidad» está segura de que van a seguir atrayendo a miles de personas porque aunque cree que habrá menos sexo puntual, eso no quiere decir que vayamos a tener relaciones basadas solo en el amor.

«Esas aplicaciones seguirán existiendo. Somos seres sociales y si no podemos vernos en persona, nos apañamos con el teléfono móvil. Esta tecnología es muy buena en esta época y han tenido un papel muy bueno durante el confinamiento», dice. Sin embargo, la escritora encuentra limitaciones ya que si se lleva interactuando con una persona cerca de dos meses, se necesita contacto físico para saber si la atracción cuaja. «En persona se perfecciona esa elección de candidatos para la relación que se quiera conseguir».

A qué edad cuesta más ligar
Desde la época de las cavernas hasta los tiempos de Tinder, el amor ha estado presente a lo largo de la historia. Es el sentimiento más universal que existe y aunque pueda hacernos sufrir, también puede ser el más maravilloso.

Sin embargo, hoy en día la nueva sociedad digital ha cambiado el paradigma de las relaciones interpersonales. Nos aburre la permanencia porque nos hemos acostumbrado a vivir en una continua y estimulante renovación y esto ha contagiado también la forma en la que sentimos y cómo nos relacionamos: surgen nuevos vínculos afectivos como el poliamor, el cubbing, los triángulos amorosos...

No existe una edad en la que sea más complicado encontrar el amor, pero sí que va ligada a la experiencia en este caso porque parece ser que nos volvemos más exigentes con el tiempo... «Diría que les cuesta mucho más ligar y encontrar pareja estable a aquellas personas entre 45 y 55 años. Es una franja complicada porque hay muchos prejuicios en la sociedad y existe la creencia de que con esos años hay que tener todo resuelto, cuando mucha gente lo que hace es comenzar una nueva vida, emprender...», explica Montaña Vázquez

Cómo convertirte en un «buen partido»
Dicen algunos expertos que por el miedo a sufrir otra pandemia y que nos pille solos en casa, sin pareja, hará que mucha gente se ponga manos a la obra para encontrar a alguien con quien compartir esos momentos de incertidumbre.

Una decisión que, en palabras de Montaña Vázquez, «sería errónea». «Dicen que la soledad es peor que una enfermedad. Si tomamos la decisión partiendo de la desesperación, vamos mal. Si esa desesperación se detecta y das más importancia a buscar pareja que lo que te pueda aportar esa persona, no se conseguirá nada positivo. Desesperarse es tener miedo y desde el miedo poco se puede conseguir. La autora de «Match: cómo encontrar pareja en la posmodernidad» cree que se nos ha olvidado cómo vivir y hemos creado necesidades que no son nuestras. «Hay que saber detectar qué nos hará feliz, y si no lo tenemos claro, solo encontraremos carencia», concluye.

Montaña Vázquez, definida como 'matchmaker', conoce cuáles son los trucos y claves para convertirse en un «partidazo»:

- Conviértete en un emprendedor emocional. «Hay que saber hacerse tu propio líder, tu propia empresa y ser tu máxima prioridad», cuenta.
- Crear un objetivo. «Será el objetivo que quieras alcanzar en tu vida amorosa y tener claro el modelo de pareja que quieres tener», dice Montaña Vázquez.
- Recuperar la mentalidad del principiante. Hay que tener ilusión, curiosidad y autoestima, como si fuera la primera vez que quedas con alguien. «Recuperar la mentalidad del principiante implica hacerte preguntas para mejorar, abrir bien los ojos y disfrutar como un niño de todo lo que haces. Y nunca decirte no a un nuevo proyecto en tu vida, tienes que mirarte con ojos nuevos», aconseja la escritora.
- Perseverar: «Recuerda todo lo que has conseguido. Como truco personal, hay que practicar la meditación para ser autosuficiente y partir de una premisa para saber que no necesitas a nadie para ser feliz. No exijas la perfección en el amor porque no la vas a alcanzar nunca, pero sí exigir una impecabilidad, vivir en coherencia con lo que piensas y haces y no perseguir la perfección, sino hacerlo de la mejor forma que sabes (si no la tienes no puedes exigirla).

La escritora Montaña Vázquez aconseja iniciar un tablero de deseos porque, según ella, funciona de verdad. Pon tu papel de deseos en un lugar donde siempre lo veas y eso estará mandando información a tu subconsciente. Cuando lo ves en tus ojos, lo terminas teniendo en tu mente y al final te lo crees. Y si lo crees, lo consigues. Donde pones la atención pones la energía», concluye.

La Prensa