Consejos para reducir el estrés en pareja

Los psicólogos recomiendan comunicación y pedir ayuda cuando se necesite.

/

SAN PEDRO SULA.

Las claves para reducir el estrésen la pareja se basan en una comunicación sincera, directa y en saber escuchar y apoyar al otro. Podríamos resumirlas en cinco cosas:

1.-Escuchar: Es la fase fundamental de la comunicación. Y tener comunicación fluida y sin ninguno de los vicios que enumeramos a continuación es de lo mejor que podemos hacer para conseguir reducir el estrés y además disfrutar de la vida de a dos.

2.-Estar ahí: A veces lo único que necesita la otra persona es que simplemente estés ahí. Tiene mucho que ver con escuchar, aunque no sea exactamente lo mismo. Hay problemas que no se van a solucionar, pero saber que tienes a alguien que te apoyará ayuda. Y no solo reduce el estrés en la pareja, sino también en otros ámbitos.

3.-Ser independiente: A veces, el estrés en pareja viene por la dependencia de uno de los miembros del otro. Tener aficiones propias, salir con otra gente y saber disfrutar de los momentos solos es fundamental para evitar el estrés en la pareja.

4.-Sin cosas que echar en cara: Discutir es sano, pero nunca se deberían usar las discusiones para echar cosas en cara. De hecho, recordar constantemente lo que se hizo mal con el único objeto de decírselo al otro es pésimo para la relación y causa estrés, y mucho. Si lo evitas, lo reducirás considerablemente y ganarás en confianza con tu pareja.

5.-Aceptar al otro: Muchas veces buscamos que el otro cambie porque sí. Hay que aceptar a la otra persona como es. Intentar cambiarla constantemente nos provoca a nosotras ansiedad, y a ellos cansancio. Evítalo a toda costa.

Consecuencias de no ponerle freno a tiempo
Si no pensamos en cómo solucionar el problema del estrés en la relación de pareja, podemos ver como esta se agota. Al fin y al cabo, si las cosas no van bien, y en lugar de encontrar en esa persona con la que estamos un refugio, una solución o un consuelo, lo que tenemos son más problemas, al final acabamos agotados, y los sentimientos dejan de ser los que eran.

Y no sería la primera vez que una relación en la que todo iba bien se rompe por el estrés. Y viendo que todo tiene solución, como te explicamos antes, creo que merece la pena intentarlo

La Prensa