Así comienza una infidelidad en la relación

La falta de comunicación, y la sensación de que «algo falta» son algunas de las causas que pueden llevar a una infidelidad.

/

SAN PEDRO SULA.

A lo largo de los años las parejas se encuentran con infinidad de problemas a los que deben enfrentarse.

Según pasa el tiempo, como ocurre con todo, se van desgastando, y mantener una relación con la fuerza del primer día requiere mucho esfuerzo y cariño por ambas partes. Pero, no todas las relaciones tienen esa capacidad de resistencia, y muchas van tropezando en los baches que les antepone la vida.

La infidelidad, un tema del que se habla muy bajito, sin llamar mucho la atención, es uno de esos grandes escollos que puede encontrar una pareja, y muchas veces se hace casi imposible de superar.

Si hablamos de cuáles son los primeros «pasos» que sirvan de indicadores para reconocer si en una pareja se puede dar una infidelidad, no existen como tal, sino que nos encontramos ante ciertos comportamientos que pueden incitar al desgaste de una relación y que terminen por desembocar en una infidelidad.

La importancia de la comunicación
«Cuando las bases de una relación están alteradas, es cuando una de las partes de la pareja puede ser infiel. Puede que sea por falta de comunicación, por problemas en el área sexual, porque se sienta que falta cariño… pero cada pareja es un mundo», explica Laia Cadens, psicóloga clínica experta en psicología.

Asimismo, comenta que podemos encontrar otros agravantes, como pueden ser las cargas familiares o problemas en las relaciones sociales. «Lo que hace que se produzca una infidelidad es algo multifactorial, un sumatorio de diversas variables, aunque normalmente los problemas recaen en el área sexual y afectiva», apunta la profesional.


Una encuesta realizada por la aplicación de citas extramaritales Gleeden, refleja que el 77% de las mujeres infieles apunta que la falta de cumplidos y palabras bonitas por parte de su pareja fue la razón por la que cometieron la infidelidad.

Explica Laia Cadens que, se establece una causa-efecto, ya que, cuando una mujer siente que su pareja no la valora, no dice cosas bonitas, no le da cumplidos, se ve afectada tanto el autoestima, como la autoimagen y el autoconcepto.

«No se trata de que tu pareja deba construir tu autoestima, pero si debe reforzarlo, y si no ocurre, muchas personas buscan esa validación en otros, para poder suplir las carencias que se sienten, dice Laia Cadens, que hace hincapié en la idea de que no debemos esperar que nuestra pareja sea el centro de nuestra autoestima, pero sí debe reforzarla: «Es la pareja la que debe decir que es lo que le gusta o atrae de nosotros, para poder mantener el deseo activo, la excitación, y por ello, la falta de cumplidos es una causa tan determinante a la hora de que se de una infidelidad».

¿Por qué somos infieles?
Aunque en primer lugar aclara que no podemos generalizar, ya que, independientemente del género de una persona, las razones de la infidelidad pueden ser parecidas, la psicóloga explica que muchos hombres, más que por falta de cumplidos, terminan siendo infieles como una vía de escape de la monotonía de una relación.

«En realidad pensamos que hay muchas razones por las que la gente es infiel a su pareja, pero todas residen en lo mismo: mi relación no me da lo que necesito, y voy a buscarlo fuera», comenta Laia Cadens, que apunta que también, no todos buscan lo mismo en una infidelidad: «Hay para quieres es algo solo por el sexo, otros que tan solo buscan una vía de escape o incluso personas con aficiones comunes con las que poder compartir momentos que no pueden compartir con sus parejas».

La infidelidad, en el fondo, es una manera de intentar arreglar los problemas que se dan en una pareja. Por ello, esta puede ser elegida como la solución antes de decidir romper una relación.

«Debemos verlo desde la particularidad de cada pareja, pero en general, una persona que está en un matrimonio, o pareja estable, y siente que le falta una pieza, no quiere perder todo lo demás, y por ello termina siendo infiel», dice la psicóloga y concluye: «Hay gente que cuando ve que las cosas no funcionan van de frente y se enfrentan al problema, pero no todos son capaces; en una relación estable, se tome la decisión que se tome, esta va a conllevar una pérdida».

La Prensa