Hijos de divorciados pierden convivencia

Lamentablemente hay muchos papás que están desesperados porque no pueden ver a sus hijos con la frecuencia con que lo han hecho.

SAN PEDRO SULA.

Entre las convivencias que el Covid-19 detuvo repentinamente están las que cientos de papás divorciados tenían con sus hijos menores de edad, con quienes la separación ya había puesto una dolorosa distancia. El cierre temporal como prevención por la contingencia detuvo los encuentros que estos padres y madres tenían con sus hijos.

'LOS EXTRAÑO DEMASIADO'

Cuando la custodia de los hijos es compartida, la convivencia en general no tiene tantos obstáculos. Sin embargo, el Covid-19 puso pausa por una razón preventiva

Desde el pasado marzo, mes en el que comenzaron los cierres de actividades en el país, Antonio no había podido abrazar y besar a sus cinco hijos, cuatro de ellos menores de edad. En esa ocasión salieron de paseo y comieron juntos.

"De repente las cosas cambiaron con el 'quédate en casa'", cuenta este hombre de 43 años en entrevista. "Más de un mes que no veas a tus hijos es un tema que resulta doloroso".
Al tratar de mantener comunicación con ellos, ha recurrido a medios como videollamadas, envío de detalles por Amazon, y a comprar una consola de videojuegos.

"Ahora tenemos partidas en línea y ahí en la consola hablamos con audífonos y micrófono mientras jugamos", cuenta. Pero no hay forma de no extrañar el contacto físico.
Rosa Nelly Pérez, psicóloga de la asociación Acuerdos de Familia, apela a la conciencia de los adultos y les pide realizar, por el momento, la comunicación a distancia con sus hijos aprovechando la tecnología.

Corresponde también al padre y a la madre tranquilizar al menor de edad ante cualquier angustia por una separación que llegó repentinamente. Se trata de un tema de la ex pareja de anteponer la responsabilidad, al mismo tiempo que se manda a los hijos un mensaje y un ejemplo de autocuidado.

La Prensa