El trauma de los mensajes de texto

Muchos adolescentes de EUA aún sufren de ‘abuso de pareja digital’, según nuevo estudio

Nuevos hallazgos dan una mejor idea de lo común que es el problema entre los adolescentes.
Nuevos hallazgos dan una mejor idea de lo común que es el problema entre los adolescentes.

Muchos adolescentes de EE. UU. podrían estar usando sus teléfonos inteligentes para acosar, humillar o abusar de otra manera a sus parejas románticas.

Esto es según una encuesta nacional reciente de adolescentes que habían estado en relaciones románticas en el año anterior. Los investigadores encontraron que un 28 por ciento habían sido víctimas del "abuso de pareja digital", y sorprendentemente los chicos fueron el objetivo con una mayor frecuencia que las chicas.

Aunque hace mucho que el abuso de pareja entre los adolescentes ha sido un problema, la tecnología digital ha creado nuevas formas de que ocurra, según el investigador principal, Sameer Hinduja, codirector del Centro de Investigación en Ciberacoso y profesor de criminología de la Universidad Atlántica de Florida.

Los adolescentes podrían enviar amenazas a través de mensajes de texto; hacer publicaciones bochornosas en los medios sociales; compartir en público fotografías privadas, a veces sexuales; o revisar en secreto el dispositivo de su pareja para monitorizarla.

Los nuevos hallazgos, de una encuesta nacionalmente representativa, dan una mejor idea de lo común que es el problema entre los adolescentes de EE. UU., afirmó Hinduja.

"Esto ayuda a clarificar lo que está ocurriendo con los jóvenes en las relaciones románticas", apuntó.

"Muchos adolescentes de verdad no saben lo que están haciendo respecto a la construcción de unas relaciones saludables", dijo Hinduja.

En general, el abuso de pareja digital no es un problema aislado. Muchos adolescentes del estudio (un 36 por ciento) dijeron que habían sido víctimas de abuso fuera de línea, física o verbalmente, o mediante una conducta coactiva y controladora. Y con frecuencia esto iba de la mano con el abuso digital.

No es sorprendente, según Hinduja, dado que unas relaciones malsanas usualmente se manifiestan tanto cara a cara como en línea.

Elizabeth Englander, una investigadora que no participó en el estudio, se mostró de acuerdo.

"No tiene sentido que alguien que abuse de su pareja romántica solo lo haga en persona", señaló Englander, directora ejecutiva del Centro de Reducción de la Agresividad de Massachusetts, en la Universidad Estatal de Bridgewater.

"Este es un [estudio] importante", afirmó. "Demuestra la estrecha relación entre los distintos tipos de abuso psicológico de pareja".

Al hablar con los jóvenes sobre el abuso de pareja, planteó Englander, es importante abordar la conducta tanto del mundo real como en línea.

Otro hallazgo clave contradice lo que muchas personas podrían prever, según Hinduja. Los chicos fueron significativamente más propensos que las chicas a decir que habían sido víctimas de abuso digital. Alrededor de un 32 por ciento de los chicos lo reportaron, frente a más o menos un 24 por ciento de las chicas.

El motivo no está claro, dijo Hinduja. Pero anotó que algunas investigaciones sugieren que las chicas jóvenes, cuando afrontan problemas en las relaciones, podrían recurrir a unas conductas agresivas que son estereotípicas de los chicos.

Y de hecho, otras encuestas han encontrado que es común que los chicos adolescentes reporten formas de abuso de pareja fuera de línea.

Los hallazgos, publicados en una edición reciente de la revista Journal of Interpersonal Violence, provienen de una encuesta de más de 2,200 adolescentes de 12 a 17 años que habían estado en una relación romántica en el año anterior.

En general, los adolescentes que eran víctimas de abuso de pareja fuera de línea tenían más de 18 veces más probabilidades que sus pares de también reportar el abuso digital.

Otros tipos de jóvenes también tenían un mayor riesgo. Éstos incluían a los que eran sexualmente activos, los que habían enviado un mensaje de texto con contenido sexual en algún momento, los que tenían síntomas de depresión, o los que habían sido víctimas de "ciberacoso" en general.

Hinduja planteó que es posible que cuando el sexo o los mensajes de texto con contenido sexual entren en escena, un adolescente pueda sentir que tiene "poder" sobre su pareja.

Muchas escuelas cuentan con programas que abordan problemas específicos como el ciberacoso y los mensajes de texto con contenido sexual, según Hinduja.

Pero los jóvenes también deben aprender unas lecciones más amplias, apuntó.

"Debemos hablar con ellos sobre cómo es una relación saludable y respetuosa, tanto platónica como romántica", planteó Hinduja. "Y esto debería comenzar en la escuela intermedia".

Dio el mismo consejo a los padres.

"No quiero que los padres tengan una reacción instintiva y les quiten los dispositivos a sus hijos", añadió Hinduja. "Debemos hacer que nuestros hijos sepan que pueden hablar con nosotros, y tener conversaciones sin juicios sobre estos temas".

Con información de HealthDay News

La Prensa