¿Aún no conoces a tu "media naranja"?

Estudio revela que el verdadero amor se encuentra entre los 27 y los 35 años

A algunas personas les agobia pensar que se les está “pasando el tren” y que terminarán el resto de sus días con la compañía de media docena de gatos.

La culpa es de la sociedad misma, pues se nos ha enseñado que si a los 25 años no tienes una casa, un buen trabajo y una familia has fracasado, pero la realidad es otra, es casi imposible tenerlo todo a esa edad. ¡Relájate!

La conferencista y matemática Hannah Fry, quien ha dedicado su carrera a investigar cómo las personas llegan a encontrar al amor de sus vidas, hizo un estudio cuyos resultados inspiraron la teoría de la parada óptima.

Esta consiste en que en toda acción existe un punto ideal para maximizar los resultados o minimizar los daños en el que debemos detenernos antes de pasar a la siguiente etapa de la vida. Para que quede más claro, es la mezcla entre ser pacientes y estar alertas.

co-pareja2-221119(800x600)

Tras escribir el libro Las matemáticas del amor, la científica llegó a la conclusión de que el verdadero amor llega entre los 27 y los 35 años de edad.

Así que, todas las personas con las que se tenga una relación amorosa antes de esa edad solo forman parte del proceso para encontrar al indicado. Así que mucho cuidado si te casas antes de esa edad, puedes arrepentirte después, afirma Fry.

Según ella, las primeras experiencias románticas son las que nos sirven para afinar la capacidad de saber qué es lo que se espera en una relación de pareja, así como lo que no se quiere.

No es recomendable casarse con la primera persona con la que sales o que muestre un poco de interés en ti porque no tendrás un margen de comparación para saber qué tan buenos o malos serán tus días con él o ella.

Imaginemos que uno empieza a salir con personas a los 15 años y que nos queremos casar a los 35, hay muchas parejas potenciales en ese tiempo.

No olvidemos que la regla es que una vez que te casas no puedes seguir buscando para ver ‘de qué te perdiste’.

Las matemáticas dicen, conforme a Fry, que lo que debes hacer con el primer 37% de tus citas es descartarlas como prospectos serios para casarte, luego se debe elegir a la siguiente persona que llegue, pues será mejor que las anteriores.