Más noticias

Señales para identificar la violencia de género

El agresor comienza la violencia de manera verbal y después puede llegar hasta los golpes

Muchas mujeres por miedo no terminan con su relación tóxica.
Muchas mujeres por miedo no terminan con su relación tóxica.

Las jóvenes que crecen con violencia intrafamiliar o piensan que el amor es un sacrificio, explican, son más propensas a seguir en relaciones violentas.

“Es más común que aguante la violencia quien ya la sufrió en casa porque la ve parte de su vida y la normaliza”, apunta Eugenia Vega, psicóloga.

Las jóvenes se enganchan porque tras la violencia siempre viene un episodio de “luna de miel”, donde el agresor se arrepiente, pide perdón, se comporta cariñoso y chantajea diciendo que reacciona así por ella.

“La persona vuelve a caer porque piensa: ‘sí es lindo, hace sacrificios por mí y está cambiando”.

Para identificar que sufres violencia de género, estas son las señales de alerta que no puedes ni debes ignorar:

No normalizar. Bromas hirientes o chantajes son un primer signo de alerta que muchas veces son vistas como normales, pero después pueden escalar. Las mentiras y engaños, que te ignoren, celen, culpabilicen, ridiculicen, ofendan y descalifiquen, así como las humillaciones públicas y amenazas, son instancias de violencia.

Poner atención a lo físico. Las manifestaciones de violencia que tienen un componente físico tal vez sean más fáciles de identificar: la destrucción de artículos personales, manoseos, caricias agresivas, golpes, incluso a manera de juego, pellizcos y arañazos, jaloneos, cachetadas y patadas.

Limitaciones. También hay que reaccionar a los actos de control y prohibición; por ejemplo, cuando una pareja te impide ver a tus amistades y familia, controla tu dinero, apariencia, actividades celular y redes sociales, así como cuando te encierra o aísla.

Riesgo. Si bien toda la violencia es peligrosa, en ocasiones se llega a poner más en riesgo la vida de la persona violentada. Hay que buscar ayuda profesional si en algún momento se sufren intimidaciones con objetos o armas, o amenazas de muerte.

No es no. El abuso sexual, el forzar una relación sexual y la violación son otras manifestaciones de la violencia. Si se presentan, Tronco aconseja no bañarse ni lavarse los genitales, no desechar la ropa que se usaba al momento del ataque y solicitar tratamientos de anticoncepción de emergencia y contra Infecciones de Transmisión Sexual.

Extremos.Entre las expresiones más extremas de la violencia se encuentran aquellas que terminan con la vida de la víctima mediante la mutilación o el asesinato.

No consecutivos.No es necesario haber pasado por las instancias más básicas de violencia para que existan situaciones de mayor riesgo. Por ejemplo, se puede no pasar por el chantaje pero sí sufrir de manoseo o aislamiento.

Evitar repeticiones. La violencia se presenta en forma cíclica: primero se genera tensión, lo que lleva a un episodio agudo o explosión violenta y, en una tercera fase, se da la reconciliación. Romper con este ciclo ayuda a evitar su incidencia.


Recomendaciones
1. Ante un incidente violento en el ámbito estudiantil, la persona violentada debe acercarse a una persona de confianza, quien le crea y la escuche, así como que conozca el reglamento de la institución y el código de conducta. Asimismo, tiene que evitar estar sola con quien ejerce la violencia.

2. Conocer las distintas instancias de violencia también es una invitación a ser autocríticos y reconocer si la hemos ejercido. Es importante asumir responsabilidad por acciones propias y aprender a identificar un aumento de la tensión, para evitar incurrir en explosiones violentas.

3. No se requiere un ojo morado para terminar una relación tóxica, basta con las sutilezas de la violencia. Si se teme a la reacción que tendrá la pareja, es momento de poner fin. “No importa cuánto te diga que te ama, no te está dejando ser. El amor no hace daño, no lastima ni angustia”, remarca Eugenia Vega.

4. Si sospechas que una familiar sufre de violencia, no juzgues con frases como “¿por qué te dejas?”, sino generar confianza para que se atreva a hablar y busque ayuda

5. Los padres deben enseñarles a las hijas el valor del autocuidado y no tolerar una relación sin respeto.Nadie nos debe hacerla sentir mal.