Más noticias

¿Al fin solos? a reconquistar la vida en pareja

Una vez que los hijos crecen y se marchan, es la etapa ideal para emprender viajes, salir con amigos y disfrutar cada momento con la intención de redescubrirse como pareja.

Es como iniciar un nuevo noviazgo, lleno de expectativas, romance y proyectos, pero aún mejor porque será mucho más maduro y estable, opina la experta.<br/>
Es como iniciar un nuevo noviazgo, lleno de expectativas, romance y proyectos, pero aún mejor porque será mucho más maduro y estable, opina la experta.

Luego de haber entregado todo su amor, dedicación y esfuerzo, sus hijos por fin dejaron el nido, pero no se angustie, pues éste es un buen momento para recuperar su relación de pareja.

Con la partida de los vástagos muchas parejas, pero sobre todo las madres, suelen experimentar una sensación de soledad, preocupación y angustia, fenómeno conocido como el síndrome del nido vacío.

"Así se le ha llamado a esta etapa, pero más que nido vacío yo prefiero decirle el reencuentro, porque ofrece una excelente oportunidad para recuperar los espacios perdidos y reacomodarse como pareja", explica la psicoterapeuta Fortune Chattaj.

Por lo general, con la llegada de los hijos, la relación suele verse muy afectada, porque los niños demandan en gran medida los afectos, la atención y el tiempo de ambos padres.

Pero cuando los peques se convierten en adultos y se emancipan, tanto papá como mamá no saben qué hacer con toda esa energía que estaba volcada a su cuidado, dice la especialista de CRECE, grupo integral de psicología y aprendizaje.

"Se dan cuenta de que vuelven a estar solos otra vez, así como empezaron, pero ahora con más años y con más tiempo libre, porque esto ocurre regularmente después de los 50 años y suele coincidir con la jubilación.

"A veces hasta se preguntan si ese hombre o esa mujer que está a su lado es en verdad la persona con quien decidieron vivir, porque durante todos esos años juntos también hubo una evolución en ambos", señala Chattaj.

Esto sucede porque la vida de las parejas gira por completo en torno de los hijos y se olvidan de crear espacios sólo para ellos y permiten que el amor, la complicidad y los proyectos y pasatiempos en común se marchiten.

La pareja está formada de dos partes muy bien diferenciadas, indica la psicóloga, la parte conyugal, que tiene que ver con el cuidado mutuo, la protección, la compañía y la sexualidad, y la parte parental, que es todo lo relacionado con su rol de padres.

"El problema surge cuando estas dos funciones se confunden y la pareja queda unida solamente por la función parental, es por eso que cuando los hijos se van sienten que ya no hay ninguna razón para estar juntos, porque durante ese tiempo se olvidaron de la parte conyugal", menciona.

Lo ideal sería que la parte conyugal perdurara siempre, pero si no es así esta nueva etapa es un momento ideal para reencontrarse como pareja y retomar aquellos planes que dejaron inconclusos.

Esta etapa es ideal para emprender viajes, abrir un negocio, salir con amigos, realizar algún pasatiempo, aprovechar el tiempo libre, procurarse mutuamente y disfrutar cada momento con la intención de redescubrirse como pareja.

Es como iniciar un nuevo noviazgo, lleno de expectativas, romance y proyectos, pero aún mejor porque será mucho más maduro y estable, opina la experta.

Otras alternativas

Para algunas parejas resulta sencillo retomar el camino de la vida conyugal, y para quienes no es tan fácil Chattaj recomienda acudir con algún especialista que les pueda ayudar a reencontrarse.

"Y cuando no se puede también está la posibilidad de la separación, la misma pareja debe decidir qué es lo mejor para ellos; incluso me he encontrado con parejas en las que cada quien vive en su casa, y no es que no se quieran, simplemente decidieron que así les gusta vivir.

"Salen a pasear, cenan juntos, la pasan bien y después cada quien a su casa, eso les evita la fricción de la convivencia cotidiana; es una situación cada vez más común, porque en la actualidad hay muchas maneras de seguir siendo pareja", afirma.