Más noticias

Los Milenials y su confusa percepción de la vida sexual

Los especialistas alertan que la salud y conducta sexual de nuestra generación digital se mueve entre ráfagas de noticias y mala información

El Unesco señala “la necesidad urgente de educación sexual de calidad” para atajar problemas como la violencia de género, el embarazo precoz, las enfermedades de transmisión sexual, el VIH y el sida.
El Unesco señala “la necesidad urgente de educación sexual de calidad” para atajar problemas como la violencia de género, el embarazo precoz, las enfermedades de transmisión sexual, el VIH y el sida.

Una suerte de perversión tecnológica se ha introducido en la salud sexual de los milenials; la era de internet y las redes sociales en vez de traer mayor y mejor conocimiento introduce ruido y genera confusión, sin distinción de clases y preparación cultural.

Las aplicaciones móviles para la generación digital van a misa de tal forma que muchas chicas no utilizan anticonceptivos cuando la aplicación les indica que no están en día fértil.

También echan mano del famoso método Ogino con el que algunas de nuestras madres y abuelas acabaron embarazadas, o acuden asustadas a urgencias porque la aplicación dice que hoy tocaba menstruar y no ha sido así.

Para combatir esta distorsión, un grupo de especialistas en ginecología y obstetricia, que trabaja desde hace más de 30 años en varios centros de la Comunidad de Madrid, España, ha constituido una plataforma para divulgar en una web de forma rigurosa y con un lenguaje sencillo y fácil todos los aspectos que afectan a la salud sexual entendida de forma global.

Mercedes Herrero Conde, doctora en Medicina y ginecóloga de GINE4, ha explicado que el problema es que los jóvenes no valoran las fuentes serias y especializadas, pero considera que parte de la culpa la pueden tener los facultativos por no saber divulgar y dejar que otros lo hayan hecho en su lugar.

Apunta la ginecóloga que el retroceso informativo y formativo es palpable día a día en sus consultas y que la desinformación es tal que son muchas las jóvenes que no saben bien qué es y para qué sirve la píldora del día después.

Hay también una gran gran batalla en relación a las infecciones de transmisión sexual, y aunque señala que es típico de la adolescencia la creencia de inmunidad absoluta, “se ha ido un poco más allá y te encuentras con blogs y páginas que sostienen que el virus del papiloma humano no existe y que es un invento”.

Unesco: urge una educación sexual de calidad
La Unesco ha publicado una actualización del manual “Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad”, en la que pide formar a los niños y adolescentes para combatir más eficazmente el virus del sida, la violencia de género y el embarazo precoz.

El documento, publicado por primera vez en 2009, revisa los nuevos desafíos de la educación sexual, como los derivados del acceso a internet.

La directora general de la Unesco, la francesa Audrey Azoulay, ha recordado que una correcta educación sexual complementa la defensa de los Derechos Humanos y la igualdad de género.

El manual “Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad” tiene como meta ayudar a los legisladores a diseñar planes de estudio precisos y adaptados a los alumnos de 5 a 18 años de edad.

El organismo señala “la necesidad urgente de educación sexual de calidad” para atajar problemas como la violencia de género, el embarazo precoz, las enfermedades de transmisión sexual, el VIH y el sida.

Sobre el VIH, la Unesco ha alertado de que sólo el 34 % de los niños y adolescentes tienen conocimientos precisos al respecto.

Asimismo, el organismo de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura urge a “complementar y contrarrestar el gran número de material de diversa calidad al que tienen acceso los jóvenes en internet” y a combatir “los casos cada vez más frecuentes de acoso cibernético”.

La Unesco defiende la educación sexual, dentro o fuera de la escuela, y aclara que impartirla “no aumenta la actividad sexual, ni los comportamientos sexuales considerados de riesgo, ni el número de contagios de enfermedades de transmisión sexual, como el sida”. EFE