Más noticias

Deja de espiar el celular de tu pareja

La mayoría se enloquece cuando no pueden revisar el celular de su cónyuge o éste le niega la clave de seguridad, provocando discusiones e incluso rupturas

Las mujeres que han sufrido infidelidades son las más paranóicas.
Las mujeres que han sufrido infidelidades son las más paranóicas.

En la actualidad, las personas nos vemos en el rol de ser sobreprotectoras con nuestra pareja sin darnos cuenta que puede provocarnos problemas que ayuden a la separación definitiva.

Hemos escuchado la famosa frase “el que busca encuentra”, y algunas personas tienen una obsesión por revisar de manera detenida este aparato para ver qué encuentran.

Actualmente, no existen reglas específicas que defiendan la privacidad del celular de tu pareja, es necesario darse cuenta que se violentan los derechos que cada uno tiene. Un derecho de intimidad personal donde absolutamente nadie debe intervenir.

Jean Martínez, profesional del derecho, explica que existe la Ley especial sobre las intervenciones privadas el Decreto 243-2011.

“Esta ley se enfoca en las instituciones y autoridades facultadas para poder intervenir una llamada u otras cuestiones. Y en ella se encuentran las penas estipuladas, en caso de no hacerlo con la debida orden judicial. Pero no hay una ley en específico donde se hable de la privacidad del celular, en cuanto a la pareja de la persona no respeta la propiedad privada”, explica Martinez.

En la otra cara de esta historia, además del asunto legal también afecta el ámbito psicológico. En alguna situaciones las personas pueden llegar a enfermarse, ya que se vuelve algo obsesivo o celoso.

“Los celos son una emoción natural que puede experimentar todo ser humano, sin embargo, hay personas que son celosas en exceso a tal punto que desarrollan un trastorno o celotipia que son esos celos excesivos o ideas delirantes”, explica la psicóloga Alejandra Guzmán.

Existen algunos factores que explican las razones por las cuales una persona suele ser celosa: falta de seguridad en sí misma/o; baja autoestima, malas experiencias del pasado o presente y aspectos de personalidad.

Generalmente surge desconfianza cuando alguien ha vivido alguna decepción amorosa y por ende se mantiene alerta de todo lo que sucede con su actual pareja de tal manera que tiene que estar revisando a menudo su celular para confirmar que ‘todo marcha en paz’.

“La persona deberá haber sanado esa herida antes de establecer una nueva relación y evitar proyectar en la nueva pareja los temores e inseguridades. En muchos casos es necesario el apoyo de un profesional para superar esta etapa”, menciona Guzmán.

Técnicas para no perder la confianza
-Mantener una comunicación abierta y sincera tanto de los aspectos que se esperan, como de lo que se está dispuesto hacer por la pareja.

-Dedicar tiempo de calidad al cónyugue, evitando el uso del celular cuando se está compartiendo juntos.

-Hacer actividades gratificantes para ambos y que les ayude a mantener viva la relación.

-Dedicar un tiempo en el día para dialogar sobre cómo estuvo la jornada de ambos o cómo se sintieron.