Más noticias

Las bonitas suelen fracasar en sus relaciones de pareja

Un estudio de la Universidad de Harvard descubrió que las causas y efectos también aplica para los hombres muy guapos

Tanto hombres como mujeres muy guapos suelen ser inestables en sus relaciones de pareja.
Tanto hombres como mujeres muy guapos suelen ser inestables en sus relaciones de pareja.

Dice un dicho, "la suerte de la fea, la bonita la desea". Esto se aplica mucho a las relaciones de pareja, ya que las mujeres hermosas no suelen ser afortunadas en el amor, al contrario de las menos guapas, aparentemente.

Como mucha de la leyendas urbanas no tienen una base científica, un grupo de investigadores tuvieron la iniciativa de realizar una investigación sobre qué tan cierto era que las mujeres hermosas no tienen suerte en su vida en pareja.

Investigadores de la Universidad de Harvard, liderado por la sicóloga Christine Ma-Kellams, hicieron diversas pruebas a un grupo de mujeres. En la primera, pusieron a unas cuantas a elegir a los hombres más guapos que habían en un anuario escolar de los años 70’s.

Los investigadores se pusieron en contacto con los hombres seleccionados y descubrieron que la mayoría estaban solteros, mientras que los demás estaban felizmente casados. Esto fue el primer indicador de que al igual que las mujeres, los hombres muy guapos tampoco suelen ser felices en sus relaciones de pareja.

En un segundo experimento, los científicos le solicitaron a las participantes elegir celebridades, tanto hombres como mujeres, que a su criterio les parecía muy guapos. Y resulta que los seleccionados también seguían solteros o con recientes noviazgos.

Se hizo una tercera prueba que consistió en seleccionar a la más bonita de su mismo género. Una vez hecho esto, se investigó los antecedentes de esas personas y al consultarles sobre su vida amorosa admitieron que no estaban muy felices con sus relaciones actuales.

Este estudio concluyó que las principales causas de que las mujeres bonitas fracasan en el amor porque suelen tener muchos galanes a sus pies, se aburren pronto de sus conquistas y por ser tan bellas cambian pareja sin dificultad. Otro motivo es que siempre buscan un galán igual o más atractivo que ellas.