Espacio para soñar

La grave situación en el campo de la salud nos mantiene atrapados a los hondureños. Al ciudadano, con la angustia de las pocas oportunidades para ser atendido en caso de ser víctima del covid. El personal médico, los veteranos y los recién incorporados, en una labor diaria a la que no ven fin o suavización. Más tranquilos los funcionarios. Es el gran desafío, nudo gordiano, que nos mantiene aún en el camino de ida.

Hay también hechos positivos, de recuperación, que habrán de calificarse de faro en la niebla para seguir en la ruta, fortalecer las medidas de bioseguridad, proyectar una imagen veraz en la que lo positivo vaya ocupando lugar real y presentar estos hechos, no interpretaciones o proyectos faraónicos que quedarán en archivos, a la espera de actualizaciones tras años en olvido.

Recientemente nos referíamos a las fuentes de riqueza, resaltando la importancia del café, su aporte a la estabilidad monetaria, sus grandes beneficios en el campo laboral, con absorción masiva de mano de obra en la cosecha y estabilidad en el ingreso familiar, pese a las oscilaciones en los mercados internacionales.

La celebración anual de la Taza de Excelencia es una jornada especial de competencia productiva y calidad del grano, de manera que el buen cultivo tiene sus premios en el reconocimiento internacional, que, año con año, valora la dedicación, el esmero y el profesionalismo del caficultor en su finca. La Finca Desarrollo Santa Lucía, Siguatepeque, no solo recibió el galardón, sino que repitió el premio recibido en el 2019, lo cual muestra un claro ejemplo de la sostenibilidad y eficacia en las tareas de cultivo y tratamiento del grano.

Y del campo a la costa, a la industria sin chimenea, al turismo internacional, cuyo impacto más directo es percibido con la reanudación de la llegada de los cruceros a Roatán, que, aunque sea a medio vapor, alimentan el optimismo y la ilusión de una más pronta y completa recuperación, pues son miles de familias, transporte interno restaurantes, hoteles y comercio, los beneficiados.

Actividades que devuelven a los isleños, poco a poco, recursos sumamente necesarios en el diario vivir. También por aire el optimismo va cuajando, pues tres aerolíneas de la Unión Americana operan con normalidad y las previsiones reconocen que en unos meses desde Canadá habrá vuelo directo.

El llamado ha sido también para el turismo nacional con la inmunización del personal involucrado en el turismo de la isla. A medida que agilicen el crucerismo internacional, los isleños recuperarán sus mejores tiempos. Hay espacios para soñar, pero despiertos para que no vuelvan los malabaristas, magos de palabras y promesas, con horizontes de colores que se transforman en mayores problemas sociales arrasadores.