Los desafíos del emprendedor

San Pedro Sula, Honduras

Emprender no es fácil, de ahí que se aplaude con entusiasmo a este vigoroso y ejemplar sector de los independientes que toman esta decisión, la mayoría obligados —en el último año— por la pandemia del coronavirus que les dejó sin un ingreso fijo al perder su empleo.

Los emprendedores que logran abrirse camino han aprendido a darse a conocer en redes sociales, en artículos periodísticos y en sitios que les promueven por su ánimo y sus logros. Pero de los obstáculos que han debido superar en la aventura, la mayoría no habla. Esos obstáculos ahí están, haciendo que el reto sea más estresante.

Y vale la pena reflexionar sobre estos desafíos de quienes toman esta ruta para que no fracasen en el intento y empeoren su situación. Por ejemplo, ser conscientes de si se trata de un proyecto que nace en medio de la desesperación, porque requerimos ingresos y nos ofuscamos, o se trata del emprendimiento que nace de la oportunidad de generar servicios y productos que buscan cubrir necesidades.

Así que el primer desafío es tomarse el tiempo para conocer al mercado, como bien dicen los economistas, y las guías del buen emprendedor, y que el esfuerzo y la inversión sea en negocios que nazcan con la oportunidad de escalar desde el principio, ya que encontramos el nicho correcto y lo aprovechamos. Es decir, que la necesidad no nos ciegue y nos ponga en riesgo.

El emprendedor también debe aprender a lidiar con la crisis económica, saber equilibrar los gastos, manejar con sabiduría su presupuesto y reflexionar sobre las duras lecciones de negocios que han naufragado porque no se adaptaron al mundo digital.

Y, sin duda, un gran desafío es tener el dinero para montar y desarrollar ese emprendimiento que sueñan, pues no es fácil encontrar al socio ideal o que el banco conceda el préstamo.

Luego están los trámites que, si bien se han disminuido, aún existe la llamada “tramitología”, a la que LA PRENSA ha dedicado reveladores reportajes.

Igual se deben considerar, desde su concepción, los avances de la tecnología y el uso de internet, que han cambiado la forma en que operan los negocios.

Estos emprendedores que salieron adelante tienen conciencia de que este es un camino donde se aprende a tomar decisiones, donde es vital fomentar la curiosidad y alentar la investigación. Saben que se trata de asumir riesgos para cumplir un gran sueño.