¿Y las vacunas?

Comenzamos abril con un dato muy ínfimo al que se esperaba de la campaña de vacunación contra el covid-19. Apenas superamos las cincuenta mil personas inmunizadas en Honduras, según lo recopilado por la web Our World in Data (Nuestro mundo en datos) de la Universidad de Oxford, que evidencia cómo Costa Rica va a la cabeza en Centroamérica.

De acuerdo con esta estadística, Costa Rica había logrado vacunar a 504,930 personas al 9 de abril, seguido por Panamá con 456,929, El Salvador 160,000 y Guatemala con 127,945 vacunados. Muy atrás Honduras con 52,772 y Belice 22,067.

El Gobierno tico informó que el 9.91% de su población ha recibido al menos una dosis desde el 24 de diciembre, cuando comenzó su campaña. Es decir, con cinco millones de habitantes, esa nación alcanza una tasa de vacunación de casi 10 por cada 100 habitantes.

Y aunque El Salvador aparece de tercero, esa estadística deberá comenzar a sumar a los beneficiados con un millón de vacunas anticovid de los dos millones adquiridas con la farmacéutica china Sinovac, que ya están aplicando a los maestros para el regreso a clases.

Los salvadoreños comenzaron a vacunar contra el coronavirus el 17 de febrero gracias a que compraron un primer lote de 20,000 vacunas a la firma AstraZeneca. Para marzo recibieron otras 33,600 vacunas, también de AstraZeneca, y 51,480 de Pfizer. Así que los vecinos ya vacunaron al personal médico, bomberos, policías, militares y ahora vacunan a maestros.

Guatemala, entre tanto, ha recibido 286,600 dosis de vacunas y en más de dos meses, desde que llegó el primer lote, ha administrado 127,945, de las cuales 1,192 personas ya fueron vacunadas por segunda ocasión.

En Honduras vamos rezagados. Se ha vacunado a 2,700 trabajadores de la salud gracias a las 5,000 dosis de Moderna que donó Israel, y desde mediados de marzo se ha procedido a vacunar a otros 52,772 empleados sanitarios con AstraZeneca con la primera donación del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué se espera? Además de un milagro, estamos pendientes que vengan las vacunas rusas, cuyo contrato anunció el Gobierno —4.2 millones de la Sputnik—, que el Seguro Social reciba, entre abril y mayo, un lote de 1.4 millones para su personal y afiliados, y que la empresa privada concrete la compra que recién anunció.

Mientras tanto seguimos atrapados por la limitada inoculación, la alta ocupación hospitalaria y la ola de nuevos contagios luego del feriado por la Semana Santa, otro indeseable escenario epidemiológico al que vamos a someternos.