Personas y circunstancias

Al momento de las explicaciones, más bien justificaciones amañadas, se multiplican las palabras y en el rostro aparece un “casi todo está bien o todo estará bien”. Y no es tan sencillo porque somos muchos y los funcionarios aquellos que debieran hacer funcionar el sistema no lo hacen o lo obstaculizan. “No hay cantidad fija de puntos eso depende de las circunstancias”, expresó el coordinador del enrolamiento en Cortés.

Si a ello sumamos la mala experiencia de la población y sus penurias que recoge LA PRENSA en su edición de ayer, nos damos cuenta del “otro lío”, sin terminar el último. Y es que cuando las circunstancias crean iniciativas, marcan la marcha y tienen prioridad sobre las personas se crea un ambiente tan negativo y suspicaz que abre mayores rutas de desconfianza.

¿A qué circunstancia se refiere el responsable en la entrega del Documento Nacional de Identificación? ¿Se agota el presupuesto antes de lo esperado? ¿Está cansado el personal con horario de 12 horas, incluyendo domingos, según dice? ¿No hallan más locales donde atender a la ciudadanía? No hay presencia en las aulas por la pandemia, ¿por qué no utilizar escuelas y colegios donde acudió la población para el enrolamiento? Quizás la respuesta más simple y, por tanto, menos sostenible es que las circunstancias son diferentes.

No está cerca la Fesitranh ni Guamilito del centro comercial ubicado en el bulevar a la Unah-vs. Lo mismo sucede con la Bográn, la Stibys y otras del sector noroeste que no identifican, pero que contribuyen a la avalancha en los lugares de entrega. Después de días los técnicos lograron el “mantenimiento” a la página y ya, por lo menos, señala un lugar al usuario. Lo que pueda ocurrir después de hacer largas filas es el sacrificado ciudadano que habrá de peregrinar hasta alcanzar un feliz encuentro con su documento para no ser “paria” en mayo.

A todo esto y con los documentos gráficos que proporcionan los medios de comunicación es urgente la pregunta. ¿Cómo va el contagio con las aglomeraciones? ¿Dónde hay mayor riesgo en las vacaciones de verano o en la entrega del DNI? Con más centros de atención, cumpliendo la promesa de llegar cerca del hogar con el uso de las escuelas en barrios y colonias, se alejaría el grave riesgo del contagio y acelerarían la entrega de la nueva identificación.

No se consuela quien no quiere: “Hay personas que creen que hoy es el último día de entrega… Hay tiempo, nosotros seguiremos entregando la nueva célula”. En síntesis, vuelva mañana, expresión capciosa pues el mañana se convierte en hoy.