Dos dedos de frente

No tener dos dedos de frente es el dicho popular para expresar la escasez o carencia de inteligencia o del mínimo sentido común, en estos días el menos común de los sentidos, derivado de estudios científicos basados en la forma y tamaño de la frente. Sabemos que, como hipótesis, es falsa, pero ha perdurado la expresión, que nos viene como anillo al dedo en estos días de pandemia, temor y muerte.

No es dramatizar, pero cada vez escuchamos voces con mayor angustia, pues aquel faltante de los dos dedos es más evidente en la irresponsabilidad individual y colectiva para enfrentar la pandemia, de manera que las medidas de bioseguridad van languideciendo, quedan relegadas a las labores diarias, unas necesarias y otras que debieran suprimirse. El consejo de mudo y manco, hablar lo necesario y de “toques” nada, debiera ser obligatorio.

La sacudida de las fiestas ha sido más que eso, pues la irresponsabilidad de aquellos fiesteros días nos ha llegado con un alto costo en vidas, en familias contagiadas, en hospitales colapsados por muchas explicaciones oficiales que ofrezcan y en personal sanitario, profesional, pero cada vez más afectado por las muertes de doctores, enfermeras y el grave riesgo para ellos y sus familias. ¿Políticos y altos funcionarios? Deben estar dotados de inmunidad o bien resguardados.

Aquello de la segunda ola no es aplicable a nosotros, pues la primera no terminó, habrá que esperar el tsunami si abundan y prevalecen los carentes de dos dedos de frente y se nos viene encima la semana veraniega o los fines de semana de playa con circulación para todos y sin imposición de restricciones hasta que aguanten los individuos y la bolsa.

Y no es que seamos solo nosotros por país pequeño e ilimitadas carencias, Estados Unidos ha prohibido el ingreso a viajeros provenientes de Brasil y países europeos. Y es que la situación no está para tratamientos suaves o paliativos, pues un exceso de confianza al amparo de la vacuna, asunto en discusión para largo, e insensatez o locura de campaña proselitista que no tardará en pasar la cuenta al detalle, lo pagaremos muy caro.

Los integrantes de la Mesa Multisectorial dieron a conocer un comunicado en el que dieron sus recomendaciones. “Recomendamos la ampliación del toque de queda” en cuatro departamentos más afectados. Regreso a los dígitos de la cédula de identidad los sábados y domingos para disminuir la movilidad y aglomeración de personas. Agilizar la compra de vacunas y preparar logística para su mantenimiento y aplicación, no ocurra como con los hospitales comprados, que van para el año y… Responsabilidad y dos dedos de frente es la mejor y, por ahora, única “vacuna” para los hondureños.