Más noticias

Los días dirán

Borrón y cuenta nueva es el dicho que aplica la administración Trump tras una reciente primera fase, calificada de oportunidad histórica, para, de momento, anunciar la segunda, en marcado lenguaje retórico a la espera de concretar, desarrollar y cumplir un plan para incentivar el crecimiento económico, que es enmarcado en un hecho “histórico”.

De momento, y como es habitual en el Gobierno republicano, lo dicho y hecho en la administración anterior no sirve, hay que cortar por lo sano; pero es que saludable nada aparecía, y así, en el caso concreto de la región, la Alianza para la Prosperidad fue “parche a corto espacio”.

Poca alianza y menos prosperidad, así redactó el acta de defunción Mauricio Claver Calone, asesor de la Casa Blanca. Lo que viene vendrá, pero todo en clave individual, nada de Triángulo, y de migración, de manera que la cooperación para el crecimiento económico está condicionada al cumplimiento real y efectivo, medido en evidente disminución del éxodo.

De esos acuerdos calificados en Washington de históricos nace el anuncio de la ayuda financiera para reactivar la economía, crear oportunidades de trabajo, ayudar a reducir la inseguridad, también laboral, y conseguir el objetivo primordial, reducir significativamente la inmigración ilegal.

El asesor presidencial lanzó la idea como respuesta inmediata a la firma de los acuerdos migratorios, pero es necesario acelerar las conversaciones, nada de negociaciones en planos tan desiguales, para concretar la ayuda, trazar el camino y asegurar la eficacia de la cooperación que se dirige a la economía; pero que también deberá reflejarse en el fortalecimiento institucional, en el mejoramiento del sistema judicial y en la capacitación y desarrollo al capital humano. Del dicho al hecho hay mucho trecho, y más en estos días en que la situación política en la Unión

Americana se halla tan polarizada que en un mal despertar en la mañana todo se puede venir abajo. La víspera de la campaña electoral con la selección de los candidatos, no tan claro entre los demócratas, los republicanos repiten, es temporada de halagar al electorado para atraer los votos y lograr un Congreso con los votos necesarios para la proclamación. Las dudas existen.

La cooperación a lo largo de los años no consiguió las metas, no solo por la malversación de los recursos, por la galopante corrupción, sino por el desinterés de exigir cuentas claras de la ayuda y los cambios de Gobierno en los países cooperantes. Dar credibilidad a la propuesta y los días irán hablando…