Más noticias

Vacío “gracias”

Hace ocho días iniciábamos esta columna editorial: “Todavía se escuchaba el eco de las palabras de la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, en Tegucigalpa, cuando en Washington se ponía en marcha la maquinaria para asestar un duro golpe a los países del Triángulo Norte de Centroamérica, cuyos ministros de Seguridad acababan de celebrar su quinta reunión en la que se suscribió un acuerdo para “sincronizar mejor los esfuerzos” contra la trata y tráfico de personas.

Como asociación histórica calificó los esfuerzos para “enfrentar y resolver nuestros problemas juntos” la funcionaria norteamericana.

“Le doy las gracias por sus servicios”, podemos leer desde el domingo anterior para enterarnos que la secretaria de Seguridad Nacional, encargada de la política migratoria y fronteriza, que llegó a Tegucigalpa aceptando una responsabilidad compartida y si no habló de un tú a tú, sí hizo hincapié en lo de socio para “vencer la ilegalidad”, tras poco más de un año, como tantos otros, recibía un disimulado y vacío “gracias”, que no opacan las amenazas del presidente como es su costumbre.

No es casualidad que la decisión ya tomada se hiciera oficial a su regreso de la visita a la frontera sur que requiere “alguien de perfil más duro” en un momento tan crítico que la demagogia lo revistió de “invasión” con el sueño faraónico del “muro”.

Nielsen fue desde un principio el rostro duro contra la inmigración, responsable de promocionar el muro que, en palabras de la administración, alejaría la “invasión”, y propulsora de la separación de las familias que no fue obstáculo para llegar a nuestro país con un discurso complaciente e invitación a “empujar la carreta” todos, lo cual no debió resonar bien en el Salón Oval por la rápida y contundente respuesta a lo que habría “dentro y dentro”.

De todos modos y como para no sentirse mal ni dejar ver “mala cara”, su explicación fue muy cortés, era “el momento correcto para hacerme a un lado” y por aquello de peligro desde el sur, apuntó, la Unión Americana “está más segura hoy que cuando me uní a la Administración”.

¿Cuándo un enemigo externo amenazó e hizo peligrar la seguridad del país? Con la llegada de los europeos señalarán los aborígenes, cuántos, dónde y cuándo, es desde siglos historia de libros. Posteriormente, las crisis y guerras europeas empujaron la migración, la bonanza atrajo población asiática, así es que recordando la expresión bíblica, el que no tenga antecedente migratorio que tire la primera piedra.

Y, como señalamos la semana pasada, a resetear el chip, a mirar, a trabajar y a esperar más de adentro. Descomunal, pero necesario para nuestro desarrollo, nuestro bienestar y el mejoramiento de nuestra calidad de vida.