Más noticias

Justa petición

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privado (Cohep) se ha referido al mejoramiento del clima de inversiones y de negocios en Honduras, pidiéndole al Gobierno tres cosas fundamentales para poder lograrlo con mayor eficacia: la simplificación administrativa, mayor seguridad jurídica y el uso de la firma electrónica. Nos vamos a referir en esta ocasión al primer tema. La simplificación administrativa. El dirigente de la empresa privada ha expresado que el país tiene muchas oportunidades de mejorar para incrementar la generación de inversiones, riqueza y empleo, pero mediante trámites más expeditos y simples para exportar, importar o pagar impuestos para que las empresas nacionales puedan trabajar en forma más eficiente y competitiva que el resto de Centroamérica.

Para poder cumplir con las exigencias de la dirigencia empresarial es necesario, entre otras cosas, emitir varias disposiciones legales que simplifiquen la administración pública como parte de un programa de modernización del Estado, que ya comenzó con la eliminación de los testigos en los instrumentos públicos, del uso del papel sellado que antes se exigía en los trámites administrativos y de algunos trámites burocráticos que se relacionan con la constitución de sociedades y empresas mercantiles, lo cual constituye un avance en esta materia, pero que no basta, tal como lo señala el presidente del Cohep.

Es necesario retomar la revisión permanente de nuestra legislación en esta área, eliminándose ciertas normas innecesarias y reiterativas que obstaculizan los procesos administrativos impidiendo racionalizar la prestación de los servicios públicos y que alientan en todo caso, la ineficiencia burocrática y la arbitrariedad en la toma de decisiones administrativas. Siendo necesario para evitarlo, la difusión de los procedimientos y trámites administrativos con la finalidad de eludir las exigencias de los requisitos indebidos, la alteración de los trámites y de los plazos legalmente establecidos.

Por otra parte, se debe impulsar la automatización y la sistematización de la información pública, que no debe ser un tabú. Evitándose el rechazo que a veces hacen los funcionarios públicos de algún escrito o memorial presentado en sus instancias aduciendo cuestiones de forma, no de fondo, como el color de la tinta, o las dimensiones del papel utilizado, o por no haberse formalizado la petición en máquina, por falta de sellos y cualquier otra minucia que a veces es inventada por el empleado receptor, pero que suponen un trámite engorroso e innecesariamente más dilatado y difícil, además de costoso. El mundo competitivo que nos impone hoy día la globalización exige la rapidez y la transparencia en los actos administrativos y en las diligencias públicas, que deben fundarse en los principios de economía procesal, celeridad y eficacia, que propicien un clima favorable para la inversión privada, o empresarial, tal como el Cohep lo expone con absoluta justeza.