Más noticias

La condena

Como era de esperarse, el tribunal que conoce la causa seguida contra los enjuiciados por el crimen de la ambientalista Berta Cáceres los encontró culpables de su asesinato y así lo declaró en su reciente fallo definitivo, en el cual absolvió a uno de ellos.

Este juicio que puso en la picota pública a nuestro país fue seguido por organizaciones internacionales a nivel de América y Europa y gobiernos amigos, quienes en su momento condenaron esta execrable muerte.

Berta Isabel Cáceres Flores fue una líder indígena lenca, feminista y activista prestigiosa del medio ambiente, lo que le valió el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas del medio ambiente, por sus luchas en defensa de los derechos territoriales y el rescate de la cultura lenca.

Pero mientras ella recibía este reconocimiento internacional, nadie imaginó que fuese asesinada meses después.

Este repudiable crimen mereció la condena de entidades como el Parlamento Europeo, la relatoría de la Organización de las Naciones Unidas, la CEPAL y la OEA, como también de la embajada americana acreditada en Honduras y de países como Ecuador, Bolivia, Perú, Paraguay, Brasil, España, Francia, Inglaterra, Holanda y Alemania, en donde se organizaron homenajes en su memoria por su lucha contra varios proyectos mineros y madereros por considerarlos atentatorios a la naturaleza.

Indudablemente, esta condena deberá servir de escarmiento para aquellos que se toman la justicia por sus propias manos en menoscabo de nuestro sistema legal.

Una vez conocida la resolución del tribunal, las reacciones fueron diversas, pero destacó la de Heide Fulton, encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en Honduras, quien publicó en su cuenta de Twitter: “@useembassyhn observó de manera imparcial el juicio oral en el caso del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres. El proceso judicial en este caso emblemático amerita reconocimiento”.