15/06/2024
12:39 AM

Vocare

  • 26 abril 2023 /

Este próximo domingo 30 de abril, cuarto domingo de pascua, celebraremos el día del buen pastor. Desde hace 60 años, la Iglesia nos ha invitado a vivir una jornada mundial de oración por las vocaciones. La palabra vocación viene del verbo latino vocare, que quiere decir “llamar”. En el ambiente religioso, muchas veces, la vocación es malinterpretada como una condición exclusiva de los sacerdotes o las religiosas, como si se tratara de un atributo “especial”, que condiciona, predestina y que está reservada a unos pocos. Pero esto es un grave error, en realidad, todos desde el bautismo poseemos una vocación, todo ser humano ha sido creado por Dios para un propósito, eso sí, cada uno desde su libertad, razón y voluntad tiene el deber de descubrir, el para qué de su vida, encendiendo desde el discernimiento su “GPS existencial”, que le hará llegar a encontrar el lugar que le corresponde en la historia y en el mundo.

Esta tarea pudiera parecer baladí, para algunos, o muy compleja para otros, pero lo cierto es que es algo urgente para todos, en especial para los jóvenes, quienes a veces caminan sin norte y sin sentido, ignorando qué es lo que quieren ser o hacer con su vida. Estamos en una época en la que el confort, el bienestar, la comunicación, el acceso a la información, la educación, el intercambio de oportunidades, la posibilidad de viajar, la capacidad adquisitiva ha ido aumentando en muchos países, esto pudiera hacernos pensar que contemplamos la generación más feliz de la historia. Paradójicamente en naciones tan desarrolladas como las asiáticas, la tasa de suicidio es alarmante, por ejemplo, en Japón, según estadísticas, diariamente se suicidan 53 personas, solo el año pasado se quitaron la vida 514 estudiantes de primaria y secundaria, según los datos del Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar de ese país. El caso mediático más reciente en el continente asiático es el del cantante surcoreano Moonbin, estrella del K-Pop y miembro del grupo masculino Astro, quien fue encontrado muerto en un aparente suicidio a los 25 años, hace tan solo una semana. Ciertamente, estos casos trágicos son el extremo del péndulo, pero no pocas personas viven hoy en día una existencia apocada, triste y desanimada. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que al menos 322 millones de personas en el mundo padecen algún tipo de depresión. Por eso, el experimentar que la vida propia tiene un propósito, una llamada, un sentido objetivo, produce en el alma humana una fuerza motivacional de autorrealización y plenitud, ayudando a contemplar el futuro no solo desde una visión positiva, sino desde la esperanza que el plan de Dios propone. Por ello es importante hablar de vocación, tanto al matrimonio, a la vida misionera, a la vida sacerdotal, a la vida laical comprometida, a la vida religiosa y a la santidad en general, porque cada uno está llamado a descubrir el color su propia llamada para vivir no solo una vida plena, sino una vida en abundancia. (Cfr. Jn 10,10)