Las acciones pueden suceder o suscitarse. Suceder es acontecer, ocurrir, y se usa solo en tercera persona: “El evento sucedió en mayo de 2020”.

Suscitar es causar, provocar o promover, y se usa en todas las personas gramaticales. Decir que el incidente en el que una oficial de policía salió golpeada lo suscitó la locura de un fanático significa que el enojo de un aficionado causó tal incidente. O referir que el problema en el que salió lesionada la mujer policía sucedió por la conducta violenta de un hincha es lo mismo que el problema en el que salió lesionada la policía ocurrió por la conducta violenta de un hincha. Luego, suscitar no es sinónimo de suceder. Usamos indistintamente los adverbios “inclusive” e “incluso”. “Inclusive” va referido a los términos de una serie que están incluidos en ella: “Tendremos descanso desde hoy hasta el domingo inclusive”, es decir, no trabajaremos el domingo. En cambio, “incluso” es sinónimo de también, hasta, aun: “En Estados Unidos trabaja todo el mundo, incluso los ancianos” es lo mismo que “En Estados Unidos trabaja todo el mundo, hasta los ancianos”; siendo; así, son aberraciones gramaticales casos como “En Estados Unidos trabaja todo el mundo, inclusive los ancianos”. “Contra” es una preposición que denota oposición y contrariedad: “Te haré la entrega contra reembolso”, “Es un delito contra la nación”, “Directora de la Dirección Contra el Crimen Organizado”, “Unidades contra incendios”. Por otro lado, existe “anti-” prefijo que significa “contra”. Los prefijos van antepuestos principalmente a la raíz: “desconfiar”, “antibalas”. Pero hace algunos años se creó la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas y pude observar que los redactores de dicho título desconocen que “anti” es un prefijo y no una preposición, por lo que se cometió una felonía contra la sintaxis española, y por más que los correctores de estilo soldaban el anti, jamás se logró que las autoridades corrigieran semejante abuso contra la lengua; en todo caso, lo gramaticalmente correcto es Fuerza Nacional Contra Maras y Pandillas, o simplemente Fuerza Nacional Antimaras. Hace unos años, la RAE decidió que el adverbio “solo” se escribiera sin tilde y quedara como el adjetivo “solo”; sin embargo, aconsejó que se tildara cuando hubiera riesgo de confusión, por ejemplo, “Trabajo solo para ganar más dinero” no se sabe si se refiere a estar sin compañía o a “únicamente, específicamente”, nada más”, en estos casos debe tildarse: “Trabajo sólo para ganar más dinero” (Trabajo únicamente para ganar más dinero).