17/07/2024
08:16 AM

Las medidas clásicas

Graco Pérez

En 1968, el mundo sufrió la última gran pandemia de gripe del siglo XX, mató a más de un millón de personas. Muchas de las víctimas del actual Covid-19 la vivieron. Hoy, 50 años después, los tratamientos que se les pueden ofrecer a los pacientes en muchas zonas del mundo son los mismos.

La primera pandemia del siglo XXI también la ocasionó un coronavirus, el SARS. El virus llegó a 29 países. Durante un año y ocho meses se confirmaron más de ocho mil infectados y casi 800 muertes. En algunos países, el Covid-19 ha matado más personas en un día que el SARS en toda su historia.

Contener el SARS fue mucho más fácil. Los infectados solo eran contagiosos cuando comenzaban los síntomas, sobre todo la fiebre, por lo cual se les identificaba con un termómetro.La expansión del virus pudo contenerse ingresándolos y poniendo en cuarentena a sus contactos.

De acuerdo con la revista Science, la única forma de doblegar un virus es usando un sistema automático que calcule cuánta gente estuvo cerca del infectado durante días, gracias a los dispositivos GPS de los móviles, tecnología del siglo pasado.

La otra tecnología, los test rápidos de anticuerpos, se perfeccionaron en el siglo XX. Las grandes aportaciones científicas y tecnológicas del siglo XXI, como los tratamientos y las vacunas contra el Covid-19, solo estarán disponibles, en el mejor de los casos, para la próxima oleada de coronavirus.

La pandemia de 1968 fue causada por el virus de la influenza A (H3N2).El virus sigue circulando a nivel mundial como un virus de la influenza A estacional.Aunque el desenlace de la actual pandemia es imposible de conocer, todo apunta a que para vencerla seguiremos confiando en las medidas clásicas.