La apostasía significa un desafío a un sistema establecido o autoridad, una rebelión, un abandono o el abuso de fe, aplicable a la fe religiosa o política. A. W Tozer escribió: “Tan hábil es el error en imitar la verdad que los dos están siendo constantemente confundidos uno por otro; vienen días de poder apelar la información, conocimiento y experiencia; también la revelación, entendimiento y sabiduría para saber en la sociedad en la cual vivimos quiénes son Caín y quiénes son Abel; el disfraz de la hipocresía, deslealtad y deshumanización ha golpeado los sistemas, los cuales se han visto elevados en pandemia; el desinterés, la apatía, la falta de consejo, conciencia y prudencia han marcado como última señal el virus de apostasía.

No podemos dejar que la ceguera de líderes espirituales o políticos lleven a la muerte y destrucción una sociedad, Jesucristo mismo dijo “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo” Mateo 15:14. La noche de la ceguera tiene sus maravillas, la noche de la ignorancia y de la insensibilidad es la única tiniebla impenetrable. El infortunio de los ciegos es inmenso, irreparable, pero no nos priva de compartir la acción, la amistad, el buen humor, la imaginación y sabiduría.

Hellen Keller. ¿Cómo vamos a vivir en este último tiempo? ¿Qué cambios debemos realizar? La maldad, iniquidad, corrupción y degradación ha llegado a su máxima expresión, la apostasía está a flor de piel, muchos profetizando en nombre de Dios, pero son profetas de hombres o del diablo; hoy más que nunca apliquemos principios. “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría “Salmo 90:12. RVR60. Jesucristo nos advirtió “Mirad que nadie os engañe” Mateo 24:4 RVR60. Por medio del profeta Daniel, Él nos hará saber lo que ha de venir en los postreros días, por la visión.